El agua y el móvil no se llevan bien. Aunque es cierto que los teléfonos más actuales, y sobre todo de alta gama, están preparados para ser mojados la mayoría de móvilos no lo están, y mucho menos para resistir si se sumergen completamente en el agua.

¿Quiere esto decir que si un teléfono se te cae en la bañera tienes que darlo por muerto? No, ni mucho menos. De hecho hay acciones que se pueden llevar a cabo para tratar de minimizar el daño de que se haya mojado y también hay otras que no deberías realizar nunca, pese a que se han popularizado con el paso de los años. A continuación, vamos a revisar qué hacer y qué no hacer en los casos en los que se te moje el móvil.

Lo que sí hay que tener en cuenta, en todo caso, es que para poder salvar la vida útil del teléfono –se recurra al método que sea–, el líquido en el que se moje ha de ser agua dulce. No servirá de nada si la inmersión es en el agua salada del mar o en algún otro líquido como una bebida gaseosa. En estos casos, casi con total seguridad, es que tu móvil deje de funcionar o que muera pronto como consecuencia de la sal o los ingredientes de la bebida.

Hay dos enemigos principales para el móvil cuando tienen un contacto severo con el agua: la corrosión y los cortacircuitos. Por eso es muy importante sacarlo del contacto con el líquido elemento cuanto antes, apagarlo y ponerse manos a la obra con los consejos que te ofrecemos.

Qué conviene hacer

El arroz

Seguramente leerás u oirás versiones tanto a favor como en contra sobre un método que es muy popular: sumergir el móvil mojado en un recipiente lleno de granos de arroz.

Lo cierto es que nada mejor que la experiencia de quienes lo han puesto en práctica para saber que funciona –y bastante bien– en la mayoría de los casos. Lógicamente, cuanto menor sea el nivel de contacto que el teléfono haya sufrido con el agua, más efectivo será este recurso. No es lo mismo que un dispositivo se moje, que se sumerja en agua.

El arroz tiene capacidad de absorción de la humedad y para poder aprovecharse lo máximo posible de la misma, lo recomendable es desmontar el móvil hasta donde sea capaz. Una vez desmontado –y antes de enterrarlo en una montaña de granos de arroz– seca con un paño o papel secante cada pieza con mucho cuidado y una vez lo metas en el arroz espera al menos 48 horas.

Dos alternativas muy interesantes al arroz, que incluso pueden resultar más eficaces, son las bolitas de gel de sílice y la avena. Aun así, tiene que quedar bien claro que ninguna de ellas es una solución segura, ya que dependerá, fundamentalmente, de cuánto se haya mojado el dispositivo.

El alcohol de 96º

Sí, el de curar las heridas. Ese mismo. La ventaja que ofrece el alcohol es que se evapora casi al instante y con él se lleva también la humedad del agua. Por eso, hay que desmontar el teléfono y con ayuda de un bastoncillo para los oídos empapado en alcohol, pasarlo por todos los lugares que veas que estén mojados. Sobre todo deberías hacerlo en los circuitos electrónicos.

Otra opción que también contemplan los expertos en estos casos –y aunque parezca una locura– es la de sumergir completamente el telefóno, apagado y sin desmontar, en un recipiente lleno de alcohol durante dos o tres minutos, para sacarlo posteriormente hasta que se seque del todo. El mismo olfato te servirá como indicador de que se ha secado. Cuando ya no huela a alcohol, será signo de que la operación se puede dar por finalizada.

Qué conviene no hacer

Hay tres cosas que no deberías hacer si se te moja el móvil y son las siguientes:

- No dejes el móvil encendido bajo ningún concepto. Un dispositivo electrónico en marcha en contacto con el agua puede ser letar para su vida útil.

- No le apliques calor para secarlo. Ni el uso del secador ni introducirlo al horno, por baja que sea la temperatura que le apliques, son buenas ideas. Los componentes de un teléfono móvil son muy sensibles a las altas temperaturas y aunque consigas secarlo, da por seguro que estropearías alguna de sus piezas. En el caso del secador tampoco lo utilices en función fría porque el aire podría hacer llegar agua a partes que no estarían mojadas previamente.

- No agites el móvil en todas las direcciones. Al igual que ocurre con el secador en modo frío, lo que harías sería expandir el agua por todo el interior del teléfono.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat