Nuestros teléfonos móviles han evolucionado a lo largo de estos años para convertirse en el ordenador de bolsillo más útil y funcional que podríamos tener. Los avances tecnológicos que han dado lugar a los smartphones han incluso cambiado nuestra forma de vida y nuestra manera de relacionarnos en sociedad. Estos dispositivos nos afectan mucho más de lo que cualquiera querría reconocer; hasta las grandes empresas han tenido que adaptarse a los teléfonos inteligentes para estar al día. Casi todo está al alcance de unos cuantos clicks con nuestro dedo: transferencias bancarias, entretenimiento, fotografía, redes sociales o ligar.

En este sentido, nuestros ordenadores de bolsillo no han dejado de innovar a lo largo de estos años; lo que da lugar a la pregunta: ¿qué otras novedades están por llegar? A continuación, cinco avances que tendrán los teléfonos inteligentes en los próximos años.

El 5G, más velocidad y capacidades

¿Te imaginas descargando una película en tu teléfono móvil en cinco segundos? En la práctica es lo que permitirá el 5G cuando esta conexión esté disponible. Se espera que para 2020 todos los usuarios tengan acceso a esta nueva alta velocidad, mientras que 2018 será el año en que se iniciarán las primeras pruebas reales. El 5G permitirá no solo descargas más rápidas, sino también subidas a los estándares de resolución más altos que existen hoy en día, como el Ultra HD (4K).

Por otro lado, en un futuro inundado por la realidad virtual, el vídeo a 4K y las grabaciones en 360 grados queda cada vez más claro para los desarrolladores que se necesitará de una velocidad de conexión mayor para mover esa información con la máxima eficiencia.

Todos usaremos el mismo cargador

La Unión Europea aprobó el pasado año una normativa en la que se instaba a todos los terminales a usar el mismo tipo de conexión USB y, por tanto, un cargador universal para todos. Dicha normativa se comenzará a aplicar al cerrar el año 2016, por lo que todos los teléfonos que adquiramos en el futuro utilizarán el USB Type C. Los usuarios de iPhone también tendrán que adaptarse a la nueva compatibilidad. Se espera que Apple no saque un adaptador a parte, sino que utilice el Type C al igual que el resto de compañías. La compañía de la manzana ha anunciado en los últimos días su nueva gama de ordenadores portátiles MacBook Pro, los cuales harán uso de este tipo de cargadores, dejando atrás el famoso MagSafe.

Teléfonos flexibles

Samsung está desarrollando teléfonos móviles que puedan doblarse, dando lugar a diseños de lo más variopintos. Según Bloomberg, estos terminales estarían actualmente preparándose para ser presentados el año próximo. Competir con el novedoso y potente mercado chino, así como con su rival directo, Apple, sería el punto de partida para crear un dispositivo completamente innovador que, asegura dicho medio, no formaría parte de la familia Galaxy S. Hay que tener en cuenta que no solamente se doblaría la pantalla del teléfono, sino que todo su conjunto debería ser moldeable: estructura, batería y hardware.

Adiós a las tarjetas SIM

A partir de 2017, se dejará de usar la tarjeta SIM para dar paso a una tarjeta virtual llamada e-SIM, según aprobó este año la GSMA, la máxima asociación mundial de fabricantes y operadores de dispositivos móviles. Hasta ahora, la tarjeta SIM nos servía para establecer conexión con nuestra compañía de teléfono y, por tanto, a nuestros datos de tarifa. Sin embargo, la e-SIM servirá para deshacernos del formato físico y tener nuestros servicios con nuestro operador sencillamente iniciando sesión con nuestro número y contraseña. Por ejemplo, una de las ventajas de la e-SIM será que si viajas al extranjero no necesitarás ir a una tienda para adquirir los servicios necesarios; podrás recibir ofertas de servicios y tarifas tan solo con que la señal de tu móvil detecte nuevos operadores en la región en la que te encuentras.

¿Móviles que duren toda la vida?

Con los móviles modulares, como los que Google tiene previsto sacar al mercado el año que viene, es prácticamente posible. Un móvil modular es un dispositivo de una pieza con diferentes componentes fáciles de extraer y de intercambiar por otros. Esto significa que si el procesador se queda anticuado, puedes comprar otro nuevo y cambiárselo a tu móvil, con lo que el terminal quedará totalmente actualizado. A parte del aumento de la esperanza de vida del móvil, esto supondría un importante ahorro económico y la ventaja de poder conseguir siempre una buena cámara, más memoria RAM o una nueva batería, dependiendo de nuestros intereses particulares.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat