La duración de la batería del móvil es uno de los asuntos al que más atienden los usuarios, tanto en el momento de la compra, en el día a día o con el paso del tiempo, cuando el teléfono va envejeciendo y con él también se produce un empeoramiento de la prestación de su batería.

Normalmente durante el primer año de vida del móvil no se aprecia que la batería vaya perdiendo rendimiento, pero en el segundo año el bajón es considerable, pudiendo ocurrir en ocasiones que no llegue a durar hasta el final del día.

La capacidad de la batería se reduce inevitablemente con el paso del tiempo pero, sin embargo, se pueden tomar determinadas medidas como las siguientes para prolongar su vida útil.

Cargas parciales

Existe una creencia bastante extendida de que es bueno que la batería del teléfono se descargue totalmente para así borrar la “memoria de la batería” y eso es algo que no tiene nada que ver con la realidad. Los móviles de hoy en día llevan baterías de ión de litio y estas no necesitan, en absoluto, descargarse a diario para rendir mejor.

Los móviles de hoy en día llevan baterías de ión de litio y estas no necesitan, en absoluto, descargarse a diario para rendir mejor

Para las actuales baterías se recomiendan las cargas parciales porque cuando están más cerca de vaciarse, las baterías de ión de litio consumen una corriente constante y funcionan a un voltaje más bajo. Este voltaje aumenta gradualmente a medida que la celda se carga, nivelando aproximadamente una carga del 70 por ciento antes de que la corriente comience a caer hasta que la capacidad esté completa.

El funcionamiento a bajo voltaje es bueno para la vida útil de una batería, ya que aumenta el número de ciclos de carga disponibles antes de que comience a ver una reducción importante en la capacidad. La carga del móvil en un rango de entre el 30 y el 80 por ciento mantiene el voltaje más bajo y prolonga la vida útil de la batería.

Calibrar la batería

En ocasiones el móvil indica que aún le resta batería y de repente se apaga por falta real de la misma. Ese hecho suele suceder porque el teléfono no está siendo capaz de detectar el nivel de batería del que dispone. Para resolver este problema que nos puede jugar una mala pasada en algunos momentos, se recomienda calibrar la batería.

Calibrar la batería del móvil sirve para que el indicador de la misma muestre información fidedigna y se puede realizar tanto en el iPhone como en los Android. Calibrar no aumenta la duración de la batería pero sí sirve para que las cargas que se realicen lo hagan completamente y de forma correcta.

  • Pasos para calibrar un iPhone

Carga el móvil hasta alcanzar el 100%. Comienza a utilizar el iPhone de la manera habitual y no lo apagues o lo recargues hasta que se le acabe la batería por el uso.

Déjalo apagado entre seis u ocho horas y cárgalo a partir de entonces durante otras seis u ocho horas también, a poder ser sin darle uso durante la carga. Pasado ese tiempo y con el iPhone al 100%, reinícialo y mantén pulsado el botón de menú junto con el botón de encendido para que así la batería recupere su mejor estado.

  • Pasos para calibrar un Android

Carga el teléfono hasta llegar al 100%, mejor con el cargador conectado a la red eléctrica que mediante el cable USB conectado a un ordenador. Una vez cargado por completo, retíralo de la corriente y apaga el móvil.

Ahora, con el teléfono apagado, vuelve a conectarlo al cargador y espera que el indicador señale que ha llegado al 100%. Si indica al instante que el móvil está totalmente cargado es que no requiere ser calibrado, pero si tarda unos minutos, significa que hay que calibrarlo. En ese caso, deja que la batería del teléfono se consuma totalmente. Por último, vuelve a realizar una carga completa hasta llegar al 100% y la batería disfrutará ya de su mejor estado posible.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat