La patronal Smart Mobility, el colectivo de empresas de movilidad compartida e inteligente, ha reclamado al Ayuntamiento de Barcelona que presente una propuesta para regular el alquiler de los patinetes eléctricos en la ciudad en menos de un mes con el fin de limitar el número de operadores.

Así lo expresan en una proposición aprobada de manera unánime durante la última Comissió d'Ecologia, Urbanisme i Mobilitat del Ayuntamiento de Barcelona del pasado 20 de abril.

Pendientes desde el 2019

El Ayuntamiento se comprometió a elaborar un marco normativo para el mes de septiembre de 2019. Lo hizo ante más de una veintena de empresas interesadas en poder operar en la ciudad. La mayoría de los operadores decidieron respetar la petición del consistorio de no operar a la espera de la anunciada regulación, que tenía que llegar en abril del 2020, según la concejala a Alarcón. Otros, pero optaron seguir operativas.

Después de años de trabajo para que este compromiso se haga efectivo, la patronal ha advertido que es "necesario acelerar la regulación y avanzar por la integración de los patinetes compartidos como una alternativa más de transporte sostenible, que, en más, es especialmente adecuada en el marco de las emergencias climática y sanitaria en que estamos inmersos".

Por otra parte, también han manifestado su preocupación "por las palabras de la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón," la cual puso en duda la posibilidad de limitar el número de operadores prestamistas del servicio por medio del régimen jurídico que regula la ocupación del espacio público.

Desde Smart Mobility han insistido en seguir "ejemplos como Zaragoza o Sevilla, que han convocado licitaciones para la concesión de licencias, limitando el número de operadores en dos seleccionados en cada una de ellas".

Piden a Colau abrir diálogo con las empresas del sector

Por este motivo, han vuelto a instar el gobierno de Ada Colau a "abra también el diálogo con las empresas y con el resto de actores del sector", dado que, según denuncian, "no han sido convocados formalmente desde septiembre de 2019".

Smart Mobility ha subrayado la voluntad de "colaborar con las autoridades públicas con el objetivo de conseguir una regulación inteligente, apropiada para el desarrollo de estos nuevos modelos de movilidad". En este sentido, reivindican su "posición activa y dialogante" que, aseguran, se comprometen a mantener para "solucionar los problemas identificados por el Ayuntamiento".

Aparcamiento

Tal como explicó a principios de este mes Smart Mobility, el sector ya ha hecho llegar al consistorio modelos de zonas designadas para el aparcamiento que han aplicado ciudades como París, Sevilla o Zaragoza, propuestas que se alejan del modelo de free-floating que rechaza el consistorio. Cuando a la legalidad de restringir el número de operadores, la patronal del sector sostiene que el Ayuntamiento tiene competencias sobre el espacio público y que puede actuar para ordenar una actividad económica que tiene demanda y un uso creciente en la ciudad.

El patinete se ha convertido en un vehículo de movilidad de demanda creciente, según un estudio del Àrea Metropolitana de Barcelona. El 0,4% del total de desplazamientos en día laborable en el área metropolitana se hacen en vehículos de movilidad personal, mayoritariamente patinetes eléctricos. El 54% de los movimientos son por motivos de trabajo y estudios.

 

Imagen principal, patinetes eléctricos en Barcelona / Carles Palacio

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat