El Departament de Salut no confinará por ahora ninguna zona de la región sanitaria de Lleida, donde se han detectado varios rebrotes de coronavirus que ya afectan a 130 personas. En lugar de eso, la consellera de Salut, Alba Vergés, ha comparecido este viernes por la tarde y ha pedido la colaboración de la ciudadanía para cumplir las medidas básicas de higiene y distanciamiento social. "Distancia, manos, mascarilla".

"Es una crisis sanitaria, pero no depende sólo del sistema sanitario, la lucha importante depende de todos", ha reiterado. Vergés se ha mostrado preocupada por este brote ya que los positivos detectados "son muy superiores esta última semana que la semana anterior" y están "muy por encima" de la media de Catalunya con tendencia al alza. "No es ninguna broma", ha recordado.

Había expectación ante las posibles medidas que la conselleria anunciara esta tarde, después de que ayer el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, indicara que el Govern se estaría planteando confinamientos selectivos en Lleida. Sin embargo, el Ejecutivo catalán negó en todo momento que se estuviera valorando esta posibilidad, posición en la que hoy se ha reafirmado.

Alerta en hospitales y residencias

Junto con el alcalde de Lleida, Miquel Pueyo, ha pedido públicamente que aquellas personas que noten síntomas leves de coronavirus en la región acudan a su CAP y no a las urgencias del Hospital Arnau de Vilanova para evitar colapsarlas. Responsables del hospital, donde se han montado varias carpas para ampliar el espacio, alertaban esta tarde que ya se ha llenado casi toda la planta de ingresos destinada a pacientes de covid.

"Hay que prepararnos bien a nivel asistencial", ha defendido la consellera, ante el aumento de ingresados. El 22 de junio había 6 personas en planta y 4 en la UCI. Hoy, hay 21 en planta y 6 en la UCI, según datos de la conselleria. Eso quiere decir que las personas ingresadas en el hospital de Lleida se han triplicado en los últimos diez días.

Más pruebas y más positivos

La consellera ha asegurado que la mayoría de los casos detectados son leves o asintomáticos y que se estan pudiendo seguir correctamente las cadenas de transmisión. El número de pruebas realizadas ha aumentado, pero también lo ha hecho el % de positivos que se detectan. "Nos hace pensar que la situación epidemiológica está en crecimiento", ha dicho Vergés, que dice no estar preocupada por los brotes en sí sino por el volumen que puedan tener.

Salut también ha identificado la protección de personas vulnerables -especialmente, los residentes de geriátricos y el personal sanitario- como uno de los objetivo principales, además de pedir a la población que reduzca los contactos sociales.

Carpas para aligerar las urgencias

El aclalde de Lleida ha aprovechado también para hacer un llamamiento para que no se desplacen más personas para trabajar en el sector agroalimentario de Lleida. "El sector no necesita más brazos", ha sentenciado, después de explicar que este noche el Ayuntamiento ha asumido la acogida de 260 personas "no tenían trabajo, ni lugar a donde ir, y en muchos casos no tenían ni siquiera papeles".

El gerente del ICS en Lleida, Ramon Sentís, ha explicado que las carpas instaladas en el exterior del Arnau de Vilanova son para reducir la presión a la entrada de las urgencias del hospital y para mejorar la selección de los pacientes con covid, que permitirá preservar los circuitos adecuados dentro del centro. "La gran diferencia es que las urgencias durante el confinamiento no tenían que atender otras patologías, sólo covid, pero ahora tienen que convivir", ha explicado Sentís.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat