La consellera de Salut, Alba Vergés, ha asegurado que su departamento no se plantea los confinamientos selectivos. La consellera ha hecho estas declaraciones en Catalunya Ràdio después de que este jueves el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, indicara que el Govern se estaría planteando confinamientos selectivos en Lleida para delimitar algunos de los brotes detectados en esta región.

"Me consta que la Generalitat lo está considerando. Se tiene que aplicar con mucho cuidado, pero en la situación actual es mejor sobreactuar que quedarse corto: me consta que lo están valorando", afirmó Simón, al mismo tiempo que recomendó "pensarse dos veces las acciones duras que tomen".

La consellera ha subrayado que "de momento" no se plantean los confinamientos selectivos, pero tampoco lo ha descartado rotundamente. Además, ha aclarado que el caso del Albergue Jericó de Lleida, donde se han detectado nueve casos y se pide que la gente no entre ni salga del edificio, no es lo mismo.

La incidencia de casos en Lleida se ha doblado

El Departament no plantea el confinamiento selectivo, pero sí que reclama a los ciudadanos que bajen el ritmo y aplacen todas aquellas actividades que no sean imprescindibles. Vergés ha indicado que la incidencia de casos en Lleida esta semana se ha doblado con respecto a la pasada, pero ha explicado que la mayor parte de la movilidad se da dentro de la propia zona donde están aumentando los positivos.

También ha aprovechado para reclamar a los habitantes de la Franja que vayan a su hospital de referencia, el de Barbastro, para poder destensionar el Arnau de Vilanova. Asimismo, a partir de ahora se vigilará especialmente el colectivo de personas mayores y vulnerables.

Volumen de casos importante

Vergés ha reconocido que el volumen de casos empieza a ser importante, y también algunas entradas en el hospital y las UCI. "Esto nos hace pensar que tenemos que actuar y que tenemos que dar este mensaje, que esto no es ninguna broma", ha añadido la consellera, que ha apuntado que los brotes no preocupan, pero sí el hecho de que crezca el volumen de casos y que esto haga que algunos se puedan escapar, lo que implica transmisión comunitaria y complejidad. La semana pasada la incidencia fue de 167 casos, y esta es de 325, el doble. Además, aumentan las hospitalizaciones. "El virus se está transmitiendo, queremos doblar esta curva de Lleida", ha insistido.

En este sentido, ha señalado que el papel más importante lo tiene la ciudadanía, que "se lo tiene que tomar muy en serio". "Ya hemos visto que en una semana o dos puede cambiar el panorama y puede hacer estragos", ha avisado.

También se está prestando especial atención a personas mayores y vulnerables, las que viven en casa y las de las residencias. Ha explicado que se implementarán medidas de control, como las visitas, y que hay que vigilar mucho la sintomatología y los profesionales.

La mascarilla y la distancia

La consellera no ha querido terminar sin recordar la importancia de respetar todas las medidas de seguridad recomendadas. "Lo que no puede ser es que nos bajemos la mascarilla para hablar cuando nos encontramos a alguien por la calle, cuando precisamente es más necesaria", ha subrayado Vergés, a la vez que ha insistido en la distancia y la higiene de manos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat