Un estudio liderado por investigadores del Institut Català d'Ornitologia y el Museu de Ciències Naturals de Granollers ha señalado que la sequía es la principal razón del descenso de población de pájaros y mariposas en el Mediterráneo.

El trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, ha analizado los datos de 25 años de seguimiento de mariposas --con el programa Butterfly Monitoring Scheme-- y de 17 años siguiendo a aves --con el programa Seguiment Ocells Comuns a Catalunya-- llevados a cabo en Catalunya.

Los resultados han apuntado a que las tendencias de ambas poblaciones están relacionadas con las preferencias de precipitación por delante de las temperaturas.

El coautor del estudio, Sergio Herrando, ha señalado que "las mariposas, especialmente durante los estadios de oruga, no pueden soportar la sequía extrema, se secan y mueren", mientras que los pájaros tienen una mayor resistencia.

Falta de comida

Por otro lado, Herrando ha afirmado que en zonas de alta montaña "si coincide un descenso de la precipitación con la temporada de cría de aves, se puede producir una falta de comida" que ponga en peligro la crianza y por esta razón, la presencia de agua es importante para entender los cambios en la biodiversidad.

Además de expertos de ambos organismos, también han colaborado investigadores del Centre de Ciència i Tecnologia Forestal, del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf), de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y de la Universidad de Évora (Portugal).

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat