El tribunal de la Audiencia provincial de Navarra que dictó la sentencia contra los miembros de La Manada ha dictado otra en que no acusa de delito de homicidio en grado de tentativa a un hombre que atacó su mujer con un cuchillo y después la intentó estrangular delante de sus hijos de 3 y 6 años.

En este caso, los magistrados han dictado una pena de 10 meses de prisión para el autor de un delito de "maltrato ocasional", según apunta el diario Público. La sentencia la firma a Ricardo Javier González (el autor del voto particular que consideró que la agresión de La Manada era sexo consentido) y Raquel Fernandino, que permitió la libertad de los miembros de La Manada.

Con respecto a la nueva agresión, el pasado 22 de junio de 2017 el condenado fue al domicilio de su expareja, de quien se había separado hacía seis meses, con un cuchillo. Ella intentó cogerle el arma y él la hirió; acto seguido los dos cayeron al suelo y él cogió a la mujer por el cuello presionando con mucha fuerza. La sentencia asegura que el hombre paró porque los niños gritaron "déjala, no la mates".

Los jueces entienden que el hombre desistió voluntariamente y por eso sólo lo condenan por un "delito de maltrato ocasional" en su modalidad de "causación de lesiones de menor gravedad en el ámbito de la violencia sobre la mujer".

Esta noticia llega al día siguiente que el Hospital Clínic de Barcelona explique que ha atendido hasta el 31 de octubre del 2018 más del doble de víctimas de agresión sexual que el año 2005, pasando de 170 a 351. No obstante, el porcentaje de víctimas que presentan la denuncia en el mismo hospital se ha reducido los últimos años, pasando del 74 al 63%.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat