Cerca de 500.000 musulmanes catalanes -según datos de la Dirección General de Asuntos Religiosos de la Generalitat- comenzarán hoy el ayuno del mes de Ramadán, uno de los pilares del Islam, que implica abstinencia total de comida, bebida y relaciones desde el alba hasta la puesta del sol.

La Comisión Islámica de España (CIE) ha explicado este viernes en un comunicado que este sábado 27 de mayo corresponde al "primer día del bendito mes de Ramadán de 1438", según la gran mayoría de los países islámicos.

"Este año la comunidad está prácticamente rozando los dos millones de musulmanes, hay generaciones nuevas que nacieron aquí en España asomándose a los medios, a la vida nuestra, licenciados y forman parte ya de la sociedad, son españoles pero simplemente tienen la fe musulmana", ha indicado a Europa Press el presidente de la comisión, Riay Tatary.

Coincide con la Selectividad

En concreto, este mes de junio el Ramadán coincide con los exámenes de Selectividad y, por ello, Tatary ha pedido que los exámenes sean matutinos para que los estudiantes musulmanes que se enfrentan al examen, vayan con fuerzas, a las pocas horas de la ruptura del ayuno, en torno a las 5 horas de la madrugada.

A esta hora se les aconseja tomar el 'suhur', la comida recomendada por la tradición musulmana para no estar débiles y que contiene alimentos con jugos para hidratar, queso y otros productos que no provocan mucha sed.

"Creo que han hecho alguna observación dentro de las instrucciones ministeriales de educación para atender que sean los exámenes matutinos, así por lo menos están todavía con fuerzas. Si ven que tienen dificultades, entonces pueden romper el ayuno pero creo que la mayoría aplastante lo guarda", explica el presidente de la CIE.

Horarios flexibles

Al igual que todos los años, Tatary pide a los empresarios horarios flexibles para los trabajadores musulmanes: "No quiero ningún privilegio, simplemente que la sociedad y los patronos entiendan perfectamente el sentido de este mes, es un sentido totalmente espiritual; que ayuden a la gente y flexibilicen la jornada laboral especialmente para aquellas personas que trabajan bajo el ardiente sol", precisa el presidente de la CIE.

Este hecho está reglamentado por un acuerdo de cooperación del Estado Español con la Comisión Islámica de España y dice que "los miembros de las Comunidades Islámicas pertenecientes a la Comisión Islámica de España que lo deseen, podrán solicitar la interrupción de su trabajo los viernes de cada semana, día de rezo colectivo obligatorio y solemne de los musulmanes desde las 13,30 hasta las 16,30 horas, así como la conclusión de la jornada laboral una hora antes de la puesta del sol, durante el mes de ayuno". Las horas deberán ser recuperadas sin compensación alguna.

En cuanto a las altas temperaturas de los días previos al comienzo del mes de Ramadán y en relación a cómo este calor afecta a los musulmanes, ya que no pueden beber líquidos durante el día, Tatary expresa su esperanza en que baje un poco el mercurio de los termómetros los próximos días.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat