Alrededor de 100 millones de personas padecen apnea en todo el mundo. Este trastorno, que tantas consecuencias puede tener para la salud, se produce cuando la respiración se interrumpe o se hace muy superficial durante el sueño. La más común es la apnea obstructiva del sueño, que causa un colapso de las vías respiratorias mientras la persona duerme durante segundos o incluso minutos y que puede producirse repetidamente durante la noche.

Los factores que favorecen su aparición son variados, aunque la mayor parte de los casos derivan de una situación de sobrepeso y obesidad. También existen causas genéticas, como tener el maxilar inferior más corto, unas amígdalas muy grandes o retrotraer demasiado la lengua al dormir.

Pies en la camaLa apnea obstructiva del sueño afecta a unos 100 millones de personas en el mundo

El problema es que las personas que la sufren tienen una gran falta de descanso, lo que se traduce en una fatiga crónica, somnolencia diurna y otras consecuencias más graves como enfermedades cardiovasculares. Además, hay estudios que la vinculan con la capacidad de una persona para formar recuerdos significativos sobre su vida personal, lo que aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir depresión.

Ahora, un nuevo estudio de la Universidad de Monash ha descubierto que la apnea obstructiva del sueño se relaciona con un mayor riesgo de demencia. El estudio, publicado en el Journal of Alzheimer's Disease, concluyó que este tipo de apnea está relacionada con un aumento de una proteína llamada beta-amiloide, que se acumula en la paredes de las arterias en el cerebro y aumenta el riesgo de demencia.

El estudio

La investigación se llevó a cabo con 34 personas con apnea obstructiva del sueño no tratada y recientemente diagnosticada, y 12 personas asintomáticas por trastornos del sueño. Se exploraron las asociaciones entre la carga de amiloide cerebral mediante una exploración cerebral por PET y las medidas del sueño, la demografía y el estado de ánimo.

El grupo con la apnea registró una mayor carga de amiloide, una menor eficiencia del sueño y menos tiempo en la etapa N3 del sueño (un período de regeneración en el que su cuerpo se cura y se repara a sí mismo).

RoncandoLa apnea está relacionada con un aumento de una proteína llamada beta-amiloide, que incrementa el riesgo de demencia

“La importancia de encontrar la asociación entre el aumento de amiloide cerebral en pacientes con apnea obstructiva del sueño, permitirá que se realicen más investigaciones para explorar con más detalle las implicaciones del tratamiento de la apnea obstructiva del sueño para reducir el riesgo de demencia”, aseguran los expertos que han participado en la investigación.

Cuando una persona la sufre, es importante acudir al médico si se presentan estos síntomas. En cuanto a la prevención, el mejor consejo es llevar unos hábitos de vida saludables y mantenerse en el peso adecuado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat