"El lunes empezaremos la reapertura, pero iremos muy poco a poco". Así lo ha explicado la consellera de Salut, Alba Vergés, en una rueda de prensa conjunta con Interior, refiriéndose a la reapertura de las terrazas para el lunes que viene, aunque no se ha querido mojar con respecto a lo que pasará con otras actividades.

Ahora bien, la apertura de bares y restaurantes no necesariamente comportará cambios con relación al toque de queda. "Hay que ir con calma y poco a poco", ha mencionado varias veces. "Seguimos viendo el decrecimiento de la curva. La situación es parecida a la de hace tres semanas. Hemos superado el pico de la curva, pero todavía no hemos llegado al pico asistencial", ha remarcado.

Un plan de reapertura

De este modo ha insistido en que "el plan de reapertura lo trabajaremos con los sectores. Tendrá varios tramos y cada tramo una periodicidad de quince días".

La consellera ha recordado que "el sistema sanitario se puede ver muy perjudicado si no hacemos la reapertura de forma adecuada". Con los datos que ha facilitado el departament este mismo lunes, habría en Catalunya 2.535 personas hospitalizadas, 587 de las cuales en la UCI.

"Estamos en una situación complicada"

El epidemiólogo Jacobo Mendioroz ha expuesto que "es muy importante ser conscientes de que tenemos que ir con mucho cuidado y poco a poco". Y ha subrayado que el comportamiento no podrá ser como el del verano. "No podremos salir como el verano de manera descontrolada aunque se reabran lugares, porque estamos en una situación complicada".

jacobo mendioroz

El epidemiólogo Jacobo Mendioroz / Captura

"Podremos hacer más cosas, pero las tendremos que hacer diferente y con todas las medidas", ha sentenciado.

¿Las farmacias podrán hacer test de antígenos?

Vergés ha anunciado este lunes que el Govern está trabajando con la red catalana de farmacias para que puedan realizar también los test de antígenos para detectar el coronavirus.

Ha defendido que utilizarán cualquier herramienta que "puedan poner a disposición para controlar la pandemia", pero ha matizado que es necesaria la autorización de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AGEMED).

A su vez, Mendioroz ha argumentado que tienen que garantizar que las personas que realizan las pruebas están protegidos, que los espacios son correctos para su realización y que se asegura la privacidad de los pacientes.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat