Si uno echa un vistazo por Internet, se encuentra diversas publicaciones que hablan sobre el oil pulling, una técnica milenaria que proviene de la medicina ayurvédica y cuya finalidad es limpiar la boca de toxinas –y por ende el resto del organismo–, además de producir otros beneficios como reducir el sarro, prevenir la gingivitis, la caries y el mal aliento, entre otras virtudes. Se recomienda hacerlo con aceite de coco, principalmente, por sus propiedades antibacterianas, y básicamente consiste en introducirlo en la boca, realizar un enjuague durante unos 20 minutos y después escupirlo.

Pero investigando un poco más, se puede observar que hay una cierta polémica al respecto. Entre otras cosas, porque dos prestigiosas publicaciones, como son British Dental Journal o Nature, han negado que existe evidencia científica de esta práctica.

Mal alientoUna de las virtudes que se le atribuye al oil pulling es la de combatir el mal aliento

Según una revisión de varios estudios realizados al respecto, este tipo de enjuague bucal no tiene muchos más beneficios de lo que puede tener uno normal con  clorhexidina, que se utiliza para reducir la placa. Por ejemplo, una investigación llevada a cabo en la Universidad de Oxford, Reino Unido concluye que los estudios que se pueden encontrar actualmente no tienen suficiente información sobre los beneficios y los daños potenciales del enjuague con aceite para ayudarnos a decidir si deberíamos hacerlos a diario, además del cepillado de dientes.

Otra revisión llevada a cabo por la American Biodontics Society concluye a su vez que de 21 trabajos, solo seis tenían un formato adecuado, y algunos de ellos no eran fiables porque la muestra científica era muy pequeña.

En cuanto a posibles perjuicios, lo cierto es que se han encontrado pocos efectos secundarios del enjuague con aceite, pero algunos sí que han apuntado a la aparición de algunos casos de neumonía lipoidea –provocada por la acumulación de lípidos en los alvéolos pulmonares– asociada con el enjuague con aceite o la aspiración de aceite mineral.

Enjuague bucalEl oil pulling es una aternativa al clásico enjuague bucal

La mayoría de los estudios suelen decantarse mejor por el uso de la clorhexidina que se venden en las farmacias y que, a día de hoy, es el único que ha demostrado de manera amplia en el ámbito científico que tiene una acción bactericida y antifúngica.

Eso sí, los dentistas alertan de que debe ser prescrito por un profesional, no usado por todo el mundo sin ningún tipo de control. Porque, aunque sea útil, se puede hacer un mal uso de él. Está especialmente indicado para aquellas personas que padecen periodontitis –inflamación de las encías– o para evitar infecciones cuando se realiza alguna intervención en la boca.  

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat