Un reciente estudio científico ha revelado que las mujeres que practican la actividad sexual con una cierta asiduidad mensual, tienen un riesgo menor de entrar en la menopausia temprano en comparación con las que tiene alguna forma de sexo menos de una vez al mes.

Los investigadores observaron que las mujeres, que informaron tener actividad sexual semanalmente, tenían un 28% menos de probabilidades de haber experimentado la menopausia a cualquier edad determinada que las mujeres que tenían actividad sexual menos de una vez al mes. La actividad sexual incluye relaciones sexuales, sexo oral, tocamientos y caricias sexuales o autoestimulación.

El estudio fue publicado en la revista Royal Society Open Science y está basado en datos del Estudio de la salud de la mujer de EE. UU. Es el estudio de cohorte longitudinal más grande, diverso y representativo disponible para investigar aspectos de la transición a la menopausia.
Mujer en la cama

Con los años de relación, el sexo se puede ver afectado de la rutina. Unsplash.

Según sus autores, “los hallazgos de nuestro estudio sugieren que si una mujer no tiene relaciones sexuales y no hay posibilidad de embarazo, entonces el cuerpo elige no invertir en la ovulación, ya que no le encuentra sentido. Puede haber una compensación energética biológica entre invertir energía en la ovulación e invertir en otra parte, como mantenerse activa cuidando a los nietos”.

La idea de que las mujeres cesan la fertilidad para invertir más tiempo en su familia se conoce como la Hipótesis de la Abuela, que predice que la menopausia evolucionó originalmente en humanos para reducir los conflictos reproductivos entre diferentes generaciones de mujeres y permitir que las mujeres aumenten su aptitud inclusiva invirtiendo en sus nietos.

La investigación se basó en datos recopilados de 2.936 mujeres. La edad media en la primera entrevista fue de 45 años. Las mujeres caucásicas norteamericanas fueron las más representadas en la muestra (48%), y la mayoría de las mujeres tenían una educación superior al nivel de secundaria. En promedio, tenían dos hijos, en su mayoría estaban casadas ​​o en pareja (78%) y vivían con su pareja (68%).

Se pidió a las mujeres que respondieran a varias preguntas, entre ellas si habían tenido relaciones sexuales con su pareja en los últimos seis meses, la frecuencia de las relaciones sexuales, incluido si habían tenido relaciones sexuales, sexo oral, tocamientos o caricias sexuales en los últimos seis meses y si se habían dedicado a la autoestimulación en los últimos seis meses. El patrón de actividad sexual más frecuente fue semanal (64%).

Ninguna de las mujeres había entrado todavía en la menopausia, pero el 46% estaba en la perimenopausia temprana (comenzando a experimentar síntomas de la menopausia, como cambios en el ciclo menstrual y los sofocos) y el 54% eran premenopáusicas (tenían ciclos regulares y no mostraban síntomas).

Las entrevistas se llevaron a cabo durante un período de seguimiento de diez años, durante el cual el 45% de las mujeres experimentaron una menopausia natural a una edad promedio de 52 años.

Al modelar la relación entre la frecuencia sexual y la edad de la menopausia natural, las mujeres de cualquier edad que tenían relaciones sexuales semanalmente tenían una razón de riesgo de 0,72, mientras que las mujeres de cualquier edad que tenían relaciones sexuales mensualmente tenían una razón de riesgo de 0,81.
Silueta de mujer junto a la ventana

Se ha demostrado que no tener relaciones sexuales podría hacer parecer la menopausia antes. Unsplash

Esto proporcionó una probabilidad por la cual las mujeres de cualquier edad que tenían relaciones sexuales semanalmente tenían un 28% menos de probabilidades de experimentar la menopausia en comparación con las que tenían relaciones sexuales menos de una vez al mes. Del mismo modo, las que tenían relaciones sexuales mensuales tenían un 19% menos de probabilidades de experimentar la menopausia a cualquier edad en comparación con las que tenían relaciones sexuales menos de una vez al mes.

En opinión de los autores del estudio, “la menopausia es inevitable para las mujeres y no existe una intervención conductual que prevenga el cese reproductivo. No obstante, estos resultados son una indicación inicial de que el momento de la menopausia puede ser adaptable en respuesta a la probabilidad de quedar embarazada”.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat