El jefe de la planta de coronavirus del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida, José Luis Morales Ruill, ha explicado este lunes las medidas de emergencia que está tomando el centro ante el gran aumento de nuevos casos de Covid-19 en la región. En concreto, el hospital de referencia del Segrià ha tenido que duplicar las camas disponibles para los infectados en los últimos días y ha habilitado una nueva planta. Por todo ello, el médico ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad".

La treintena de nuevas camas que ya se han habilitado, explica, de momento están "bastante vacías", cosa que da al personal sanitario un margen de maniobra para no sobrecargar la primera planta. Actualmente, entre estas dos plantas hay 26 personas ingresadas y 5 en la UCI, por lo cual "los médicos, hoy por hoy, pueden trabajar bien".

Morales ha percibido una leve mejora en la sintomatología de los pacientes de esta semana en comparación con los de la pasada, pero dice ser consciente de que eso puede cambiar "en cualquier momento". Asimismo, el doctor ha querido destacar el despliegue de una serie de "terapias avanzadas" en planta que permite que los pacientes un poco más graves puedan evitar el ingreso en la UCI que, a menudo, "genera un estrés que no siempre los beneficia". Es por eso que también se ha reforzado la unidad de cuidados intermedios que ya se puso en marcha durante el pico de la pandemia de marzo y que "dio buenos resultados".

En relación a un aumento de pacientes más leves con comparación con el pico de coronavirus de la pasada primavera, el médico asegura que "en planta no se ha notado tanto como en urgencias o en la atención primaria, ya que si un paciente llega a ingresar, es que su sintomatología ya es un poco grave". Precisamente, Morales ha destacado el papel primordial que desarrolla la atención primaria estas semanas con la realización de pruebas PCR, las cuales sirven para "prever cómo será la evolución de los casos durante las próximas semanas".

"Según el número de PCR positivas que se detectan, podemos ir viendo qué necesidades tendremos en el hospital los próximos días y eso nos hace estar mucho más preparados que hace unos meses. Ahora tenemos más ventaja", ha afirmado el doctor.

Finalmente, ha advertido que las vacaciones del personal sanitario del hospital "se respetarán a muerte porque la gente necesita descansar", a lo que ha añadido que han hecho "una reorganización interna para que se note lo menos posible". Sin embargo, celebra la llegada de todo aquel personal sanitario de fuera del Segrià que quiera reforzar a los profesionales leridanos, aunque, según su opinión, "el sector que más lo necesita ahora es el de la enfermería y, especialmente, en la atención primaria".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat