El efecto placebo es objeto de numerosos estudios en el ámbito científico que analizan de qué manera nos sentimos mejor después de tomar un tratamiento sin ingredientes activos, simplemente porque nos creemos que es real. Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan y el Dartmouth College ha sido el primero en demostrar que los placebos reducen los marcadores cerebrales de angustia emocional incluso cuando las personas saben que están tomando uno.

La evidencia muestra que incluso si las personas son conscientes de que su tratamiento no es real, conocido como placebo no engañoso, creer que es capaz de curar puede provocar cambios en la forma en que el cerebro reacciona a la información emocional. 
Placebos

Los placebos se utilizan para calmar los síntomas de diferentes enfermedades. (Unsplash)

Los científicos se plantearon la siguiente pregunta: ¿Qué pasaría si alguien tomara una pastilla de azúcar libre de efectos secundarios dos veces al día después de ver un vídeo breve y convincente sobre el poder de los placebos y experimentara una reducción del estrés como resultado?

Los resultados han sido publicados en la revista Nature Communications y demuestran cómo de efectivos son los placebos no engañosos para reducir la actividad cerebral emocional. “Los placebos simbolizan el poder de la mente sobre la materia”, aseguran los expertos.

El estudio

Para probar placebos no engañosos, los investigadores mostraron a dos grupos separados de personas una serie de imágenes emocionales en dos experimentos. A los primeros se les suministró información sobre los efectos de un placebo que consistía en un aerosol nasal de solución salina para inhalar. Se les dijo que era un placebo que no contenía ingredientes activos pero que ayudaría a reducir sus sentimientos negativos si así lo creyeran. Al otro grupo se les recetó el mismo aerosol de solución salina, pero se les dijo que el aerosol mejoraba la claridad de las lecturas fisiológicas que estaban registrando los investigadores. 

En el primer experimento, los placebos no engañosos redujeron la angustia emocional de los participantes. Según los expertos, “este resultado demuestra que los placebos no engañosos representan efectos psicobiológicos genuinos”.

Después de haber realizado este ensayo, los investigadores han comenzado un seguimiento de sus datos con un ensayo de placebo no engañoso en la vida real para el estrés que ha supuesto el COVID-19, pero todavía no se conocen los resultados obtenidos.
Pastillas blancas

Los placebos llevan azúcar u otras sustancias pero no contienen medicina. (Unsplash)

El estudio tiene múltiples aplicaciones porque en el campo de la ciencia y la medicina, se utiliza mucho el placebo para evaluar las intervenciones médicas, por lo que es importante comprender cómo y por qué surgen estos efectos los cuales pueden llegar a representar el 68% del efecto en algunos grupos de medicamentos, como por ejemplo los antidepresivos.

Durante mucho tiempo, se han estudiado la variedad de factores que contribuyen al efecto placebo. Hasta ahora, diversos estudios han demostrado que la genética, el nivel de conocimiento y las expectativas individuales del resultado de un tratamiento juegan un papel importante.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat