La asistencia del exconseller Santi Vila al acto de Foment del Treball de este miércoles, en presencia de Mariano Rajoy, ha hecho remover a más de uno de su silla. Especialmente después de que el presidente español se acercara hasta el conseller dimitido para saludarlo y compartir una breve conversación.

La exconsellera y vicepresidenta del PDeCAT, Neus Munté, le ha reprochado el gesto a Villa este jueves, aunque sin referirse directamente a él. "Ningún motivo para sonreír, todavía menos para saludar. Ayer la dignidad estaba en los actos en apoyo a los presos políticos o quedarte en casa", ha escrito Munté en un mensaje en su cuenta de Twitter.

En la misma línea, la consellera Clara Ponsatí, exiliada en Bruselas junto con el president Carles Puigdemont, ha recurrido al ingenio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat