Con el nuevo presidente de la Generalitat investido, empiezan nuevas etapas y se cierran otros en el Palau de la Generalitat. Este miércoles toman posesión de los consellers del Govern de Pere Aragonès y el antiguo ejecutivo se despedirá de los cargos. La hasta ahora consellera de Salud, Alba Vergès, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, y la de presidencia, Meritxell Budó, han asegurado esta mañana en una emotiva entrevista a TV3 que se marchan "satisfechos" con el trabajo hecho, a pesar de admitir que tienen un "regusto agridulce" por no seguir en el Govern.

Todos ellos, con un tono especialmente personal y sincero, han explicado que habían comunicado su voluntad de continuar al ejecutivo, pero, finalmente, ninguno de ellos repetirá al cargo. "Tenemos equipo, proyecto y es un trabajo que se tiene que continuar. Ha sido un honor", ha afirmado Vergès. En este sentido, Sàmper y Budó han destacado que siempre estarán a disposición del nuevo Gobierno y que se marchan "habiendo gestionado una pandemia y dejando el país mejor de lo que hace dos meses".

Los tres también han coincidido en desear suerte y aciertos a sus sucecesores (Josep Maria Argimon, Joan Ignasi Elena y Laura Vilagrà), con quienes ya han hablado para hacer el traspaso y tienen confianza.

Las disputas entre partidos

Budó, Sàmper y Vergés, las caras más visibles del ejecutivo en los últimos meses por la pandemia, también han hecho autocrítica, especialmente con la gestión comunicativa de la Covid y las disputas entre ERC y Junts. A su entender, las disputas entre miembros del Gobierno han sido fruto de la represión y de la situación límite de la pandemia y han instado a sus sucesores a no repetir los errores.

"Yo, por ejemplo, pedí perdón ante el Parlamento por unas filtraciones y reproches que se hicieron entre conselleries. Hay margen de mejora en las relaciones entre los dos partidos, no nos podemos permitir más enfrentamientos. Estoy convencido de que no se volverá a repetir", ha indicado Sàmper. "Hemos aprendido que nada nos puede superar o no vencer", ha añadido Vergés.

¿Y ahora qué?

Sobre sus planes de futuro, los tres han coincidido en su voluntad de dedicar más tiempo a la familia y recuperar las aficiones. Budó y Vergés han explicado que ahora tomarán unos días para "estar en casa y hacer una descompresión", mientras que Sàmper ha afirmado que hoy mismo volverá a coger la bicicleta y hacer deporte.

Imagen principal: Las conselleres Meritxell Budó y Alba Vergès / EFE

 

 

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat