Pocos meses antes de la retirada del monumento franquista de Tortosa, prevista para el verano aprovechando la bajada del caudal del río Ebro, el Ayuntamiento de Tortosa ha reclamado al Govern que aproveche la pilastra para construir una pasarela de peatones, que era, de hecho, su uso original antes de la construcción del monumento.

Según informa la ACN, el pleno ordinario del próximo lunes aprobará la modificación puntual del Plan de Ordenación Urbanística Municipal (POUM) que permitirá incorporar este elemento al planeamiento. Además, la alcaldesa de la ciudad, Meritxell Roigé, ha insistido en que, como administración que se hace cargo de la retirada del monumento franquista, la Generalitat tiene que asumir también la construcción de la pasarela para evitar que la pilastra se quede en medio del río sin ningún uso una vez se haya ejecutado la operación, prevista para el próximo mes de julio.

La modificación del POUM responde a la petición de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) con respecto a la licencia obras cursada por el Departamento de Justicia para retirar el monumento y, de hecho, fue la misma CHE quien pedía al ayuntamiento tortosino la definición urbanística de la pilastra una vez haya quedado desprovista del monumento franquista en el supuesto de que no sea retirada.

Ahora, el ayuntamiento ha evidenciado su voluntad de preservarla si se puede integrar urbanísticamente, y la intención es reutilizarla como pie para una nueva pasarela, que se convertiría en un nuevo punto de paso sobre el río. Esta, de hecho, era su función original antes de que se levantara el monumento de glorificación fascista justo en medio del Ebro. "En el planeamiento tienen que estar las infraestructuras definidas, dibujadas, como el caso del tercer puente", ha apuntado a Roigé.

Responsabilidad del Govern

Con todo, la intención del gobierno municipal de Junts per Tortosa y PSC es que la construcción de la pasarela es de la Generalitat: "No nos corresponde en el Ayuntamiento de Tortosa. Quien retira el monumento es el Govern y quien no tiene que dejar la pilastra en medio del río sin ningún uso es el Govern de la Generalitat", ha remachado la alcaldesa, insistiendo en que el consistorio no era "competente" para impulsar esta retirada.

Aduce que, ante el hecho de que se trata de un elemento de paso sobre el río y que su construcción tendrá un presupuesto "importante", la Generalitat tiene que proyectar y financiar la obra, tal como ha hecho con otros puentes y pasarelas en otras ciudades del país, recordando un caso precedente en Lleida.

 

Imagen principal: La alcaldesa de Tortosa, Meritxell Roigé, con el monumento franquista al fondo / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat