El president de la Generalitat, Quim Torra, tiene una nueva cita con la justicia este miércoles a las 10 de la mañana. Una semana después de acudir al Tribunal Supremo por el recurso contra la sentencia de un año y medio de inhabilitación dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) por no descolgar a tiempo una pancarta de la Generalitat a favor de los presos políticos en periodo electoral, la primavera del 2019.

Ahora declarará ante el mismo TSJC por un hecho parecido en septiembre del mismo año, fuera de periodo electoral. Torra no hizo caso, en esta segunda ocasión, de la orden directa del TSJC, que le dio 48 horas para retirar la simbología, cosa que se acabó haciendo después de que los Mossos recibieran una orden judicial para hacerlo.

Una vez celebradas las elecciones europeas y municipales el 26 de mayo del 2019, Torra volvió a colgar en el balcón del Palau de la Generalitat una pancarta a favor de los presos políticos y exiliados y un gran lazo amarillo. El 5 de junio, Impulso Ciudadano le requirió que retirara la simbología, pero Torra no hizo caso. La entidad unionista llevó el caso al TSJC el 1 de julio. El 19 de septiembre, el alto tribunal ordenó cautelarmente al president de la Generalitat que retirara la pancarta en 48 horas, descartando así los argumentos de la Generalitat.

sanchez torra pancarta generalitat Jordi Bedmar

Imagen de un encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra con una de las pancartas donde se lee "Libertad de expresión y opinión" / Jordi Bedmar

Al día siguiente, Presidencia hizo una nota de prensa donde decía que no retiraría la pancarta. La orden de retirada fue notificada personalmente a Torra el 23 de septiembre, y le daba 48 horas para cumplirla. El 25 de septiembre la Generalitat presentó recurso de reposición y al día siguiente la sala comunicó a los servicios jurídicos de la Generalitat que la medida cautelar no se suspendía, más teniendo en cuenta la convocatoria de elecciones generales. El viernes 27 de septiembre al mediodía una letrada de la administración de justicia constató que la pancarta y el lazo amarillo seguían en el balcón del Palau de la Generalitat.

Por eso, la sala ordenó inmediatamente al comisario jefe de los Mossos d'Esquadra que mandara la retirada de las pancartas y símbolos. A primera hora de la tarde de aquel viernes, dos trabajadores de la Generalitat retiraron la pancarta. Horas después, Lluís Llach, Sílvia Bel, Antonio Baños y Teresa Casals colgaron una nueva pancarta en la fachada del Palau de la Generalitat con el lema "Libertad de opinión y de expresión. Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". La nueva pancarta ya sustituyó la que hacía referencia a los presos la primavera anterior, cuando la Junta Electoral había reclamado retirarla.

Torra judici llaç groc TSJC pantallazo

La sentencia del TSJC fija un año y seis meses de inhabilitación especial para cargo público electo local, autonómico, estatal y europeo

Apertura de la causa

En febrero, el TSJC abrió una causa penal contra Torra por desobediencia. La defensa de Torra presentó un recurso de súplica contra la admisión a trámite de esta causa, pero el tribunal lo rechazó. Previamente, ya había desestimado las recusaciones de los magistrados planteadas por la misma defensa.

El TSJC argumentaba, por una parte, que las razones que plantea la defensa del presidente relacionadas con la libertad de expresión ya fueron dirimidas por la sala contenciosa-administrativa en una primera parte del procedimiento. Con respecto a la invocación que hacía el recurso de una sentencia del TJUE, el TSJC remarca que esta hace referencia a cuestiones de derecho europeo y no de derecho interno.

Sobre la recusación de tres magistrados, Torra alegaba que estos ya participaron en la causa anterior por unos hechos casi idénticos por los cuales el tribunal lo condenó. Tanto la Fiscalía como los propios afectados se opusieron a las causas de recusación alegadas por la defensa de Torra y el TSJC les dio la razón. Según el tribunal, los tres magistrados recusados no tienen ninguna falta de imparcialidad por haber participado en la anterior causa, ya que, aunque son similares, no es la misma ni tenían conocimiento previo de la actual.

Además, la anterior causa era para retirar lazos amarillos y esteladas de los edificios de la Generalitat, orden dada por la Junta Electoral Central en marzo, y la actual es por desobedecer la orden directa del mismo TSJC para descolgar una pancarta a favor de los presos. Tampoco son causa de recusación las declaraciones públicas del presidente del tribunal, Jesús María Barrientos, en contra del procés, dice el TSJC.

Los tres incidentes de recusación eran contra los magistrados Jesús María Barrientos, Mercedes Armas y Carlos Ramos. Ramos, de hecho, ha sido designado instructor de la nueva causa y los tres han sido los encargados de admitirla a trámite proveniente de la sala contenciosa-administrativa.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat