El president de la Generalitat, Quim Torra, ha condenado la suspensión del tercer grado a los presos políticos y ha asegurado que la decisión "es un acto de venganza en la línea de los que ya nos tienen acostumbrados". También ha acusado al Estado de seguir el modelo de países autoritarios como Turquía o la China para proponer a los presos un programa de "reeducación".

Torra, que ha calificado la decisión "de ataque contra la justicia, la democracia y la libertad", ha apuntado hacia el Gobierno por "haberse vanagloriado de controlar la fiscalía". "La retirada del tercer grado ha pasado el control del gobierno de socialistas, Podemos y Comuns", ha señalado.

 

Es por este motivo que el president Torra ha querido referirse a la mesa de diálogo, que se tenía que reunir por segunda vez este mes de julio, para decir que "se acumulan las evidencias que ponen en duda la pretendida voluntad de diálogo del Gobierno". "Si el Gobierno tiene alguna esperanza de reanudar el diálogo, hará falta que antes demuestre que tiene la firme voluntad de parar las hostilidades contra el movimiento independentista catalán", ha instado.

El presidente catalán también ha subrayado que esta acción represiva contra los líderes independentistas "busca distraer a todo el mundo" porque la monarquía y el poder judicial se tambalean. También ha advertido que la decisión refuerza sus razones [las del independentismo] para "prepararnos mejor por definitivamente dejar de ser prisioneros de un estado autoritario que no acepta la voluntad democrática de los catalanes.

La suspensión del tercer grado

La suspensión del tercer grado ha venido a cargo de la jueza de vigilancia penitenciaria de Lledoners, que ha suspendido la aplicación del tercer grado penitenciario y el 100.2 a los presos políticos, tal y como había solicitado hoy mismo la Fiscalía.

En el auto, la magistrada también ha suspendido el 100.2 del vicepresident Oriol Junqueras, el conseller Joaquim Forn, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, el expresidente de la ANC Jordi Sànchez y el conseller Raül Romeva. También ha anulado el tercer grado de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, a quien se le tumbóel 100.2 el pasado 23 de julio. La Fiscalía todavía estudia los recursos del conseller Josep Rull, el conseller Jordi Turull y la consellera Dolors Bassa, que todo indica que se presentarán en los próximos días.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat