El president del Govern, Quim Torra, ha comparecido este jueves ante el pleno del Parlament para explicar las últimas modificaciones en el Govern: el relevo en la Conselleria d'Exteriors, tras la dimisión de Alfred Bosch y el nombramiento de Bernat Solé, y el cambio de las competencias de residencias de la Conselleria d'Afers Socials a la de Salut. 

 

En su intervención inicial, Torra ha reconocido que los motivos del relevo en Exteriors son "poco agradables" y ha querido mostrar su compromiso contra las violencias machistas y trasladar el apoyo a las víctimas. También ha recordado que hay una investigación abierta sobre por qué no se activaron los protocolos para casos de acoso por parte del anterior conseller y ha avisado: "Si hay responsabilidades, las ejerceremos".

El debate, sin embargo, ha acabado abriendo la puerta a críticas contra las delegaciones, especialmente por parte de Cs y PP, que han pedido cerrarlas y destinar los recursos al coronavirus, y a demandas de elecciones por parte del PSC y de los comunes una vez pase la pandemia. También la CUP ha defendido que el gobierno está "en crisis" y el PP ha llegado a plantear una moción de confianza.

En este sentido, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha aprovechado su turno de palabra para recordar la ruptura del Govern del pasado mes de enero y la preconvocatoria de elecciones que anunció Torra. El socialista ha reconocido que la potestad para decidir si se hacen nuevas elecciones es del president y ha defendido que tiene "todo el derecho" a considerar que el coronavirus no permite la convocatoria, pero le ha pedido que ponga un horizonte electoral tal como se "comprometió". Además, Iceta ha recordado que el "paso del tiempo no parece haber reparado la confianza" entre los socios y se ha preguntado qué hay detrás de la "voluntad de alargar" la legislatura.

Por parte de los comunes, Jéssica Albiach ha defendido que "cuando pase la emergencia sanitaria, Catalunya necesita elecciones" y ha defendido que el Govern "necesita acabar con los recortes". Finalmente, el diputado de la CUP, Carles Riera, ha defendido que el ejecutivo catalán es un "gobierno en crisis" y le ha pedido cambiar la situación, y Daniel Serrano del PP ha defendido que las elecciones serían una mala solución en caso de rebrote y ha optado por pedir una cuestión de confianza.

Nuevo ataque a las delegaciones

El debate sobre el relevo en Exteriors también ha llevado a Ciudadanos y al PP a atacar las delegaciones exteriores de la Generalitat. La primera en hacerlo ha sido la portavoz de Cs, Lorena Roldán, que ha cargado contra el conseller Solé, a quien le ha reprochado estar imputado por desobediencia. También ha pedido acabar con las "embajadas catalanas", que considera que son un "despilfarro" y que sólo sirven como "agencia de colocación" y para hablar "mal de España".

De manera similar se ha expresado el diputado del PP Daniel Serrano, que ha defendido que el relevo se tenía que haber aprovechado para suprimir la conselleria o "repensar las prioridades".

Finalmente, la mayor parte de los grupos han aprovechado la comparecencia para calificar de "lamentables" los hechos ocurridos en la conselleria, de la que Bosch tuvo que dimitir acusado de encubrir un caso de acoso sexual por parte de su mano derecha en el departament, y han pedido evitar que hechos como estos se repitan.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat