El subinspector del Cuerpo Nacional de Policía investigado por supuestamente lesionarle los dedos a Marta Torrecillas el 1-O en el IES Pau Claris de Barcelona ha declarado de nuevo en el juzgado de instrucción 7 de Barcelona, en esta ocasión para responder por haber dado patadas a personas sentadas en el patio del centro educativo. El policía se ha reconocido en las imágenes grabadas en el patio del centro, en las que "se le ve claramente dando patadas a personas en el suelo", según ha explicado la abogada de Irídia Anaïs Franquesa, que lleva la acusación particular de varios heridos.

El subinspector ha declarado que eran "patadas muy leves, que en ningún caso lesionaban a las personas sentadas, y que iban dirigidas a la suela del zapato", según ha detallado Franquesa. La abogada ha explicado que el subinspector lo ha justificado porque quería "facilitar el trabajo de otros compañeros para que la gente no les agrediera".

Según la abogada de la Associació Juristes pels Drets Humans, Núria Garrido, el policía ha alegado que actuó para "defenderse porque lo estaban atacando, amenazando y agrediendo", aunque en los vídeos no se aprecia, según ella.

Roger Español

Este viernes ha declarado el último escudero que quedaba pendiente de los diez citados como testigos, que iban en binomio con los once escopeteros que actuaron ese día en el CEIP Ramon Llull, donde Roger Español perdió un ojo durante las cargas.

Franquesa ha explicado que su declaración ha ido en la línea de lo que declararon los otros escuderos en una sesión anterior: "Que no vio en ningún momento que Roger Español resultara herido, ni nadie, de gravedad".

"Lo que nos lleva a una conclusión: alguien, o tiene muy mala memoria, o está ocultando los hechos" porque, destaca la abogada, se ve claramente en el momento del disparo que hiere a Español que a escasos metros hay como mínimo dos escuderos.

Más murallas humanas

Otros cuatro policías españoles han sido citados este viernes en el juzgado de instrucción 7 de Barcelona. Tres en calidad de investigados por sus actuaciones en el IES Pau Claris, el CEIP Dolors Monserdà ―por videoconferencia― y la Escola Mediterrània, y el escudero del CEIP Ramon Llull como testigo.

Los agentes han usado una terminología común en sus declaraciones para justificar su actuación: "Hablan de murallas humanas, de muchedumbre hostil, de tumulto y de situación descontrolada", ha explicado Garrido.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat