El decreto de los interinos lleva el nombre de Miquel Iceta, pero como consecuencia de la remodelación de gobierno ha recaído María Jesús Montero. Y la ministra de Hacienda y Función Pública ha tenido que negociar hasta el último minuto para poder convalidarlo en el Congreso de los Diputados este martes. Finalmente ha conseguido luz verde, después de unas intensas negociaciones que se han traducido con cesiones a ERC. Se ha plasmado en dos nuevas cláusulas que el PSOE se ha comprometido a aceptar: una excepción de las pruebas para los interinos que lleven diez años en su puesto de trabajo y que estas futuras oposiciones no sean eliminatorias. La Moncloa también ha sudado para aprobar el decreto que levanta la mascarilla en determinados ámbitos o el que rebaja el IVA de la factura eléctrica. Pero el que más ha costado ha sido el de los interinos. El marcador final así lo deja claro: 170 votos a favor, 169 en contra. Calculadora en mano y polémica incluida.

Se había bautizado como Icetazo. El decreto, diseñado y aprobado con Miquel Iceta como ministro de Política Territorial y Función Pública, persigue reducir la temporalidad a la administración pública, reduciendo hasta el 8% el número de interinos. Actualmente la temporalidad se sitúa en torno al 28%. Pero las condiciones, con una prueba para conseguir la plaza fija, había generado muchos recelos. Empezando por su socio de gobierno, Unidas Podemos, que no lo veía nada claro. Todavía menos desde la izquierda, por parte de los socios del ejecutivo central. Las negociaciones se han alargado mientras tenía lugar el debate en el Congreso. Hacienda no las tenía todas.

De hecho, en contra del decreto han votado el resto de las formaciones independentistas, desde Junts per Catalunya y el PDeCAT hasta la CUP o EH Bildu. Tampoco han dado apoyo el PNV, que ha optado por una "abstención crítica", ni el PP, Vox, Ciudadanos, Foro Asturias o Coalición Canaria. Los votos favorables de ERC (inicialmente con muchas reservas), junto con otras formaciones minoritarias como Terol Existeix o Compromis, han hecho decantar la balanza hacia el .

La votació no ha estado exenta de polémica. Ha estado tan ajustado que se ha tenido que repetir la votación, porque había dado empate a 170 escaños. En la segunda votación, un no ha dejado de votar. Resultado final: 170 votos a favor, 169 en contra y 8 abstenciones.

La diputada ha sido Rosa María Medel, de Unidas Podemos. No ha sido un error, sino a conciencia, un voto de protesta. Es médico y ha estado muy encima de este tema: el 90% de sus compañeros son interinos. En la segunda votación ha preferido no votar. Este detalle, que ha estado a punto de costar el decreto, plasma los recelos que también había en el socio pequeño de La Moncloa.

300.000 plazas estructurales

El objetivo de la reforma es situar la tasa de temporalidad por debajo del 8% para lo cual se prevé un proceso de estabilización que afectará a más de 300.000 plazas estructurales ocupadas por personal temporal y que tendrán que ser fijas antes del 31 de diciembre de 2024 "como fecha límite improrrogable". Para cumplir los plazos, las administraciones tendrán que agilizar los procesos selectivos, con la reducción de plazos, la digitalización de procesos o la acumulación de pruebas en un mismo ejercicio, recoge el acuerdo.

No obstante, estas plazas se tenían que cubrir con procesos de selección que eran eliminatorios. Los interinos que no consiguieran la plaza que estaban ocupando se irían con una compensación de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades, y se integrarían en bolsas de trabajo de interinos específicas o a las bolsas ya existentes. Este punto es el que generó las principales críticas del resto de grupos y aliados parlamentarios.

De momento, solo compromiso

El acuerdo entre el Gobierno y ERC es, de momento, un simple compromiso. Hoy se ha convalidado el decreto y también se ha votado para tramitarlo como proyecto de ley, que será cuando se puedan presentar enmiendas. Por eso, desde las otras formaciones independentistas han reprochado que ya se dé por hecho. Míriam Nogueras, portavoz de Junts en el Congreso, ha criticado "a los que hacen retórica a Catalunya y sumisión a Madrid", que lo han avalado a cambio de nada". Por su parte, el cupaire Albert Botran ha subrayado que sólo es "lo que el PSOE se ha comprometido de palabra" para salvar el decreto. El diputado anticapitalista cree que "de haberlo perdido se podría haber llevado el PSOE a ceder más, continuando la lucha del movimiento de interinos y sindicatos alternativos."

TUIT NOGUERASTUIT BOTARÁN

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat