Después del fracaso de las negociaciones con Pablo Iglesias, y del consecuente fracaso de su investidura, Pedro Sánchez ha querido volver a la casilla de salida. El presidente en funciones ha pedido este jueves por la noche "volver al punto de arranque y explorar otros caminos". Justo después ha apelado a la responsabilidad de los tres principales partidos: el Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos. Se ha mostrado "profundamente decepcionado" con Iglesias, pero se ha negado a plantear un escenario de repetición electoral el 10 de noviembre.

En una entrevista en Telecinco, horas después de la segunda votación, Pedro Sánchez ha defendido: "Mi responsabilidad es formar un gobierno, y la de los otros partidos es desbloquear la investidura". En varios momentos de la entrevista ha insistido en que los partidos de la derecha también se tienen que involucrar. "Hay motivos para no tirar la toalla, hablar, dialogar y acordar entre las cuatro fuerzas políticas como desbloquearlo", ha asegurado.

El candidato socialista ha tildado de "profundo error" el posicionamiento de Podemos en el debate de investidura, ha recordado que no es la primera vez y ha recurrido al mismo argumentario que al atril del Congreso de los Diputados. "España no puede tener un gobierno paralelo", ha sostenido. Además, le ha reclamado a Pablo Iglesias "respeto" hacia la institución de la presidencia del gobierno después de la oferta que ha hecho en pleno debate en el hemiciclo.

Por otra parte, el secretario general del PSOE ha asegurado que su "deber" es "defender el interés general y plantear un gobierno posible", una premisa que según él era incompatible con las "imposiciones" de Pablo Iglesias. "Entre mis convicciones y lo que planteaba el señor Iglesias, he escogido mis convicciones", ha sentenciado otra vez, como ha hecho en el Congreso.

"Es muy importante ser conscientes de que los ciudadanos el 28-A nos dijeron que era importante dialogar y llegar a un acuerdo", ha asegurado el dirigente socialista. "Yo quiero un gobierno progresista que no dependa de las fuerzas independentistas", ha afirmado, subrayando que esto también involucra el PP y Cs. Desgraciadamente, ha lamentado, la derecha "sólo ofrece bloqueo".

Se ha recreado también con Albert Rivera, aprovechando una nueva dimisión en la dirección de Ciudadanos. "Sufre una crisis existencial sobre lo que ha representado su proyecto que se dice centrista”, ha asegurado. “Un centrista mira hacia la derecha y hacia la izquierda, y desde el 28 de abril Rivera solo tiene un intermitente, el de la derecha”, ha concluido.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat