El que parecía un último intento decidido y sincero para negociar la investidura de Pedro Sánchez y un gobierno de coalición con Unidas Podemos ha acabado siendo una nueva escenificación de la ruptura más que evidente entre las dos formaciones. La jornada anterior a la segunda votación, que ha tenido puntos de surrealismo, ha tenido constantes giros de guion y jugadas sucias. A pocas horas de que el Congreso de los Diputados vuelva a votar, todo parece llevar hacia la investidura fallida. Todo indica que España se quedará sin su primer gobierno de coalición desde la Segunda República. Al menos las dos partes ya han dejado de ser tan optimistas; están más situadas en el reproche al otro. Las posiciones tan enrocadas como siempre. Parece que solo pueden obrar los milagros.

El martes por la tarde, después del naufragio de la primera votación, Pedro Sánchez organizó uno cónclave en el mismo Congreso con su núcleo duro: la vicepresidenta Carmen Calvo y los ministros José Luis Ábalos y Maria Jesús Montero (la portavoz Adriana Lastra tuvo que abandonar antes por circunstancias familiares). Después de más de tres horas, asumieron que tenían que tomar la iniciativa y movieron ficha para hacer una nueva oferta. Calvo llamó al jefe negociador de Podemos, Pablo Echenique, y quedaron para reunirse este miércoles por la mañana.

La oferta ha llegado esta mañana, en una reunión que han mantenido Calvo y Echenique. Y la vicepresidenta se ha acabado levantando de la mesa de negociación al mediodía. Desde de Unidas Podemos hablaban de un simple "receso para comer", pero la realidad es que Calvo no ha acabado volviendo a la mesa. Era un ultimátum del PSOE: o lo aceptaban o la rechazaban, pero de ahí no se movían. Más tarde, por la tarde, Pedro Sánchez lo ha comunicado a Pablo Iglesias en una llamada de teléfono. "Esta es mi última palabra", le ha trasladado.

¿Qué contenía esta última oferta? No se ha conocido hasta este miércoles por la noche, cuando Moncloa ha filtrado el documento: una Vicepresidencia de Asuntos Sociales, el Ministerio de Vivienda, el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Igualdad. Además, también han adjuntado toda la serie de ministerios que han ido ofreciendo hasta este momento. Pero fuentes de Podemos replican que "desde el PSOE nunca ha habido una oferta que permitiera desarrollar las políticas que estamos planteando", como subir el salario mínimo otra vez, acabar con la temporalidad o bajar la factura de la luz. "El PSOE ofrece la caja de herramientas pero vacía", dicen. No quieren entrar en el Consejo de Ministros "a cualquier precio", insisten desde el entorno de Iglesias.

Antes, sin embargo, el PSOE había filtrado otro documento: las exigencias que había hecho Unidas Podemos para formar un gobierno de coalición: una vicepresidencia y cinco ministerios. Estas carteras serían una de Derechos Sociales, una de Justicia Fiscal, la de Trabajo, la de Ciencia y la de Transición Energética. "Las exigencias de Podemos son inasumibles", aseguran desde el entorno de Pedro Sánchez, que denuncia que "no se han movido de ellas". Piden al otro lado de la mesa de negociación que recapacite.

La jornada también ha tenido su punto de surrealismo. A las ocho de la noche, Telecinco ha anunciado para las nueve de la noche una entrevista con Pedro Sánchez, que seguramente hubiera supuesto la ruptura definitiva. Pero pocos minutos después la cadena ha borrado el tuit donde lo anunciaba y Mediaset ha salido a justificarse.

Mediador Rufián

A última hora de la noche, cuando ya todo estaba roto, ha aparecido un mediador: Gabriel Rufián. Según han confirmado fuentes de su entorno, el portavoz de los republicanos en Madrid ha llamado a José Luis ÁbalosPablo Iglesias y Alberto Garzón "para pedirles responsabilidad" en un último intento por acercar posiciones. Todavía no se sabe si habrá servido para algo.

¿Y ahora qué?

Hoy por hoy, con todo el daño hecho, las negociaciones siguen totalmente bloqueadas y sin ver la luz al final del túnel. A pesar de todo, desde las dos partes aseguran que todavía se puede salvar la situación, siempre y cuando sea el otro el que se mueva. "Podemos tendría que rectificar y entrar en razón", dicen desde la Moncloa. "Unidas Podemos sigue apostando por un gobierno de coalición y con este objetivo lleva intentando pactar con el PSOE desde casi la noche electoral", replica el entorno de Pablo Iglesias.

Segundo debate

El discurso de investidura de Pedro Sánchez, pero también el posterior debate con Pablo Iglesias, causó estupefacción en Unidas Podemos. Y también generó mucha decepción en las filas independentistas, que llevó tanto a ERC como a JxCat a votar en contra. Acabó de romper algunos puentes. La incógnita es qué discurso y tono adoptará al presidenciable en el más breve debate de este jueves al mediodía. El pleno empezará a las 13:30 con la intervención del candidato a la investidura (¿fallida?).

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat