La exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, declarará voluntariamente en un plazo de 20 días ante el juez encargado del caso Imelsa por su presunta implicación en un caso de blanqueo en el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento. Así, Barberá acepta el ofrecimiento del titular del juzgado de instrucción número 18 de Valencia que ayer le propuso acudir a declarar antes de enviar la causa al Tribunal Supremo para interrogarla como investigada en ese tribunal en calidad de aforada. Eso sí. "El cómo y el cuándo es un tema a estudiar", ha puesto de manifiesto.

Este anuncio de la exalcaldesa llega después de que se levantara el secreto de sumario y salieran a la luz unas conversaciones telefónicas que la implican directamente en el caso, cosa que apoya la tesis de la fiscalía y la policía.

Barberá ha asegurado en rueda de prensa que a pesar de estas filtraciones "no hay nada nuevo diferente de lo que se ha publicado en el último mes y medio". La exalcaldesa ha querido destacar que "la carga de la prueba recae sobre quien acusa y no sobre quien se tiene que defender" y que hay que acusar con "pruebas, en lugar de suposiciones y pinchazos telefónicos".

Además, ha querido dejar claro que "absolutamente nadie" del PP le ha pedido que dimita, ni tampoco que renuncie a su condición de aforada porque "no he cometido ningún delito y no dimitiré". La exalcaldesa ha anunciado que ha hablado con Mariano Rajoy y que se siente más acompañada por el partido "de lo que se pueden imaginar".

También ha cargado contra otros partidos instándoles a que "no den lecciones, y mucho menos de honradez", y ha aprovechado para tachar de "deslenguado" al portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Manuel Mata. "Hay miembros de la oposición que se precipitan a valorar, mirar y buscar la paja en el ojo ajeno sin ver la estructura de viga que tienen en sus propios ojos", ha sentenciado.

La exalcaldesa ha agradecido el ofrecimiento del juez y ha asegurado que colaborará con la justicia. Para acabar, ha negado una vez más cualquier tipo de implicación con blanqueo de dinero y ha tachado todas las acusaciones de "infundadas, maliciosas y falsas". "No he tenido conocimiento de una caja B en el partido y no he dado dinero en negro a nadie", ha aclarado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat