El rey Felipe VI ha abandonado a las 22:15 el Palau de la Música, donde ha presidido la cena del Mobile World Congress, entre vivas a la República y el sonido del himno de Riego en la calle. Algún vecino ha puesto la música y de alguna casa han salido también gritos a favor de la República.

El monarca español se ha dado cuenta de la situación perfectamente porque ha sido muy evidente, hasta el punto de que algunos escoltas han estado mirando hacia las casas para determinar de dónde salían las protestas.

El monarca ha circulado después por la Via Laietana en un vehículo, escoltado por un fuerte contingente policial.

Vecinos de la Via Laietana se han despedido del Rey con cacerolada.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat