La República catalana ha nacido asediada por un artículo del Reino de España. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ha activado a las nueve de la noche el dispositivo que el Senado ha puesto en sus manos la tarde de este viernes, el 155. Rajoy ha anunciado la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones en Catalunya el 21 de diciembre.

El objetivo es asfixiar a la proclamada República catalana y el Gobierno de Carles Puigdemont no se ha pronunciado. Ni se anuncia ninguna respuesta para este sábado. "Somos el Gobierno legítimo de Catalunya. El que ha aprobado el pueblo", se limita a asegurar una fuente del Ejecutivo catalán que, obviamente, no reconoce ningún tipo de autoridad a Madrid. Consumada la ruptura, la tensión entre los dos gobiernos amenaza con convertirse en una guerra de nervios. De resistencia.

Todo se ha precipitado a las 15.26h de la tarde de este viernes 27 de octubre, cuando el Parlament ha aprobado, esta vez sí, declarar la "República catalana como estado independiente y soberano". La declaración, propuesta por los grupos de JxSí y la CUP, se ha ratificado con votación secreta, con urna, y con la mayor parte de la oposición, Cs, PSC y PP, fuera del hemiciclo. CSQP es el único grupo no independentista que ha participado en la votación -70 votos a favor, 10 en contra y 2 abstenciones-, pero sus diputados, excepto los comunes de Albano Dante Fachin, han mostrado el voto para dejar claro su no.

PUIGDEMONT PARLAMENT VOTACIO INDEPENDENCIA SERGI  ALCÀZAR

La respuesta ha sido inmediata, dado que mientras en la Cámara catalana los diputados y centenares de alcaldes celebraban la proclamación de la República, el Senado ha dado luz verde a la activación de la suspensión del artículo 155 de la Constitución que permite la intervención del autogobierno, el botón nuclear que el presidente español ha pulsado a las nueve de la noche después de reunir el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria.

Desde el exterior, la respuesta más significativa ha sido la del presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, que ha reclamado a España que no utilice "el argumento de la fuerza" contra Catalunya sino "la fuerza del argumento". Desde la conselleria de Exteriores del Govern, las gestiones para intentar activar los contactos trabajados durante meses han continuado con insistencia. Con pocos resultados. El de Rusia se ha convertido en el silencio más significativo de la jornada.

Discurs Puigdemont Independencia Parlament 27O - Sergi Alcàzar

El presidente, Carles Puigdemont, ha hecho desde el Parlament un llamamiento a los ciudadanos catalanes a mantener el pulso del país en el terreno de la paz, el civismo y la dignidad. La movilización de la gent es el argumento más contundente con que cuenta el Govern. Escoltaban a Puigdemont diputados y centenares de alcaldes. Acto seguido se ha dirigido directamente desde el Parlament al palacio de la Generalitat. Allí han ido acudiendo también los consellers y representantes de las entidades y los partidos.

Mientras tanto, la plaza Sant Jaume, como tantas otras del país, se iba llenando hasta los topes de gente que celebraba la proclamación de la República y reclamaba escuchar al presidente. "No nos iremos hasta que salga el president" y "president al balcó" han sido algunas de las proclamas más coreadas. Pero el president no ha comparecido ante los concentrados.

 

A las nueve de la noche ha llegado la respuesta de Rajoy. En forma de comparecencia. Sin preguntas. El presidente español ha anunciado que fulminaba al Govern. Ha destituido al presidente, el vicepresidente y los consellers, tal como se había anunciado. Pero ha dicho más. Ha anunciado la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat