[video width="720" height="404" mp4="https://www.elnacional.cat/wp-content/uploads/2016/02/IHBXbtliy6C5p0D3u9NrD2.1100-1.mp4"][/video]

ATLAS

El PSOE y Ciudadanos (C 's) han comparecido en el Congreso a las 11: 30 de la mañana para firmar un acuerdo de legislatura con que el candidato Pedro Sánchez se quiere presentar a la investidura. A las 9 se han reunido las ejecutivas de los partidos en las respectivas sedes para dar el visto bueno al pacto. Éste implica la reforma exprés de la Constitución, que no menciona a Catalunya. Ello, a pesar de que el documento de Gobierno inicial de los socialistas hablaba de la posibilidad de desarrollar el Estado Federal.

No se hace referencia a Catalunya de forma directa, pero sí indirecta. Uno de los puntos que pedían los naranjas -incluido en el pacto- es el blindaje de la unidad de España, mediante el compromiso de evitar referéndums. Este punto cierra la puerta a un posible acuerdo de Gobierno con Podemos, que ayer aseguró que llevaría el derecho a decidir "hasta el final". Sólo en este caso, los grupos catalanes ERC y Democràcia i Llibertat (DiL) se abstendrían, como ayer reiteraron sus líderes tras la reunión con los morados.

Reforma del Estatut, adiós

"Queremos que los catalanes voten y voten dos veces", dijo hace días el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando. Hacía referencia a la reforma del Estatut, y de la hipotética Constitución federal. Sin embargo, ambos puntos dificultan un acuerdo de legislatura que avanza hacia la reducción de la administración pública, como la supresión de las diputaciones -substituidas por consejos de alcaldes y alcaldesas-, como pidió C's al PSOE.

Así, una negativa a los referéndums indica que la posibilidad de ampliar competencias quedaría también minada, ya que para llevar a cabo una hipotética reforma federal de la Constitución sería necesaria la mayoría del PP en el Senado, que no parece estar dispuesto a ofrecer. Asimismo, C 's era partidario en campaña de blindar constitucionalmente las atribuciones de las comunidades autónomas. La única medida que va en camino de la federación es la financiación autonómica, que todos los Gobiernos están obligados a revisar.

Rajoy, fuera de juego

Sánchez ha confiado en que el acuerdo con C's sea “el primero de muchos” que queda para firmar. También ha asegurado que “no tiene fecha de caducidad, pase lo que pase” y que ha sido concretado con “inteligencia política, ambición y humildad”. Así, deja la puerta abierta que se alargue más allá de la segunda vuelta la investidura el 5 de marzo, a fin de que con sus 130 escaños, el Rey no propusiera al presidente en funciones, Mariano Rajoy (123 escaños), sino en Sánchez nuevamente para una segunda vuelta. Eso permitiría PSOE y C's seguir buscando apoyos hasta mayo.

C's, quizás en el Gobierno

Rivera tampoco ha descartado entrar en un hipotético ejecutivo, ya que “el 80% de las propuestas de C's están incluidas dentro del acuerdo”, ha explicado. Ambos partidos han querido transmitir que su acuerdo era total, fotografiándose ante el cuadro El Abrazo de Juan Genovés, a quien incluso Sánchez ha querido hacer referencia asegurando que con el acuerdo se abrazaban. Las referencias a la Transición española también han sido reiteradas y Rivera ha citado al expresidente Adolfo Suárez. Ante el cuadro evitaron la foto hace unas semanas Mariano Rajoy y Rivera.

200 medidas, no federación

Ambas formaciones han destacado el esfuerzo que habían hecho por “fusionar” dos programas electorales, según ha dicho Rivera. La principal renuncia de Ciudadanos ha sido el contrato único, que finalmente se mantendrá en tres. Por su parte, los socialistas han suprimido las diputaciones, como ya anunciaron ayer los dos partidos. La reforma federal de la Constitución se desarrollará, según explica, pero sin ninguna concreción.

Además, las medidas incluyen los siguientes puntos:

  • Cinco reformas constitucionales: supresión de la figura del aforado; limitación del mandato del presidente del Gobierno a 8 años; reducción de los miembros del Consejo General del Poder Judicial de 20 a 10; supresión de las diputaciones; las Iniciativas Legislativas Populares (ILP) pasarán de 500.000 a 250.000 firmas.
  • Reforma Federal: el texto habla de desarrollar el concepto. Se pretende definir unos mínimos sobre la financiación autonómica, aclarar sus competencias y transformar el senado en una "verdadera" cámara territorial.
  • Complemento salarial para las rentas más bajas. Política fiscal y reducción de los 8000 millones que pide la UE, a través de impuestos a las grandes fortunas, no incrementar el IRPF de los asalariados, sino devolver la deuda -renegociándolo- vía ingresos.
  • Pacto nacional por la Educación.
  • Compromiso de incorporar los derechos sociales en la Constitución.
  • Simplificación de los contratos a tres tipos: en concreto, creación de un tipo de contrato con duración de dos años, que pueda convertirse en indefinido.
  • Reducir el IVA cultural.
  • Suspensión de los cargos públicos que estén imputados en tramas de corrupción.
  • Derogación de la reforma laboral del PP: los socialistas no incluyen el término como tal, pero retirarán la supremacía del convenio de la empresa y la discrecionalidad del empresario a la hora de alegar los motivos de despido.
  • Medidas para combatir la pobreza energética.
  • Ley para luchar contra el cambio climático.
  • Garantizar el pacto de Toledo y las pensiones.
  • Universalidad en la sanidad pública: todos los extranjeros empadronados también disfrutarán de ella, pero aquellos que no lo estén, deberán reembolsar el dinero de la asistencia recibida.
  • Cambio de modelo productivo que garantice la transferencia tecnológica y la I + D + i, Plan de transformación digital.
  • Medidas dirigidas a mejorar la situación impositiva y laboral de los autónomos.
FOTO: Pedro Sánchez y Albert Rivera en la firma del acuerdo / EFE

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat