La crisis diplomática de España y Marruecos y la llegada de más 8.000 inmigrantes en el último día en Ceuta ha marcado la sesión de control en el Gobierno de este miércoles en el Congreso. Lejos de dar una respuesta unitaria a la crisis migratoria, el Partido Popular y Ciudadanos han aprovechado el plenario para cargar contra la gestión del presidente español Pedro Sánchez, a quien acusan "de olvidar la política exterior".

En este sentido, la bancada de la derecha ha reclamado más firmeza en las actuaciones en la frontera y han recordado, con tono fachendoso, que "España es un gran país y se tiene que demostrar en el mundo": "En España no se le hace chantaje", han advertido a Marruecos y al mismo gobierno.

La sesión en el Congreso ha estado airada y la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha tenido que pedir en varias ocasiones silencio y respeto entre los diputados. Delante de esta tónica, Sánchez ha pedido "responsabilidad y unidad" en la bancada conservadora, a quien también ha acusado de deslealtad. Utilizan cualquier calamidad, como la pandemia o una crisis con Marruecos, para intentar derribar en Gobierno. No lo conseguirán. Sufrimos una oposición desleal con los intereses generales del Estado. Es un momento en que España está sufriendo un desafío de un tercer país, Marruecos, y queremos saber de qué lado está el principal partido de la oposición", ha pedido.

 

Acusaciones mutuas

El líder del PP, Pablo Casado, ha afirmado que esta era una "crisis anunciada" y ha culpado directamente al presidente español de "no reforzar las fuerzas armadas, no mejorar las relaciones con Marruecos y cometer muchos errores diplomáticos".

"Le hemos alargado la mano y escogió la radicalidad de Podem. No puede defender la integridad nacional mientras negocia la autodeterminación de Catalunya con sus socios de ERC. Vende humo para el 2050, ha demostrado que no puede evitarlo en 2020. Le queda grande el gobierno. Hay más lealtad en esta oposición que en su Consejo de Ministros. Para nosotros la única cosa que importa es España", ha declarado.

En esta misma línea, la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, ha acusado Sánchez de cometer "muchos errores" en su política exterior, pero, a pesar de las críticas, sí que ha parado la mano si es para "defender España". "Hay un responsable, que es Marruecos, y tenemos que estar juntos como país. Nosotros somos un partido de Estado, a diferencia de sus socios, y siempre defenderemos en España", ha indicado.

La respuesta de Sánchez

Por su parte, Pedro Sánchez ha explicado que se ha desplegado el Ejército en la frontera, se han reforzado los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos y seguridad del Estado y se ha procedido a la devolución de los que han entrado irregularmente, que ya están en torno a las 4.800 personas.

 

"El apoyo inequívoco de todas las autoridades europeas, recordando que la frontera de Ceuta no es sólo una frontera de España con Marruecos, sino una frontera europea," ha concluido.

Imagen principal: Pablo Casado durante la intervención en el Congreso / EFE

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat