El Partido PopularPSOE y Ciudadanos han bloqueado este martes que el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido comparezca en el Congreso por las cargas policiales del 1 de octubre. Los socialistas han decidido abstenerse, alegando que Zoido ya había comparecido la semana anterior ante el Senado, donde habló de "violencia mínima" frente a los "grupos organitzados" –un relato que la oposición en bloque no compró. Pese a ello, Ciudadanos ha votado en contra, considerando que no había necesidad de una sesión extraordinaria al respecto, sino que la propuesta se podía vehicular por otras vías. De ese modo se han quedado solos Unidos Podemos, ERC, el PDeCAT y el PNV, lo que ha provocado que la propuesta quedara rechazada.

El portavoz de los demócratas Carles Campuzano ha hablado de la "durísima violencia, desproporcionada y agresiva", que habían avalado instituciones como Human Right Watch. "Nadie ha pedido disculpas, ni asumido responsabilidades políticas", ha criticado.

El diputado de ERC Gabriel Rufián ha ironizado que la culpa era de los manifestantes "que provocaban con las urnas". "Fue un gasto de 87 millones de euros en porras, pelotas de goma y croquetas. Eso supone 81.613 euros el golpe, sí, el porrazo sale bastante caro", ha denunciado.

El portavoz de Cs Miguel Gutiérrez ha lamentado las cargas, que "no se tendrían que haber producido nunca". Ahora bien, ha criticado que el Ejecutivo pecase "de ingenuo" creyendo que la cúpula de los Mossos "colaboraría en aquella jornada ilegal", de forma que se quedaron solos 10.000 efectivos, en vez de los 27.000 esperados.

Desde Unidos Podemos, la diputada d'En Comú, Lucia Méndez, ha denunciado que los organismos internacionales habían concluido que la acción policial iba orientada a "generar el pánico y un efecto desmovilizador" de los ciudadanos. Por eso ha pedido que compareciera el ministro, ya que no era excusa que el 1-O fuera en contra de las resoluciones del Tribunal Constitucional.

Los socialistas han reprobado la acción de Interior con los mismos argumentos que en el Senado: "Fue un dispositivo fallido, mal diseñado, que no consiguió impedir la votación"; pesea ello, se han abstenido porque creían que Zoido se había explicado en la Cámara alta.

Finalmente, el PP ha denunciado el "victimismo y el espectáculo" de la votación, con "urnas en la calle y votando varias veces". Asimismo, los populares han reprochado que los soberanistas no hicieran crítica de la "desobediencia" del Govern catalán.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat