Está muy bien la portada de El Periódico, que abre con el palo fiscal que nos espera así lleguen los fondos europeos de reconstrucción. Es un asunto que tendría que dar mucho juego a los medios. Quizás será así cuando desocupen las portadas los ritos de canonización de Isabel Díaz Ayuso y los exorcismos a Pedro Sánchez. Bien. El Periódico tiene fuerza por dos razones. Una: explica que las pensiones se ajustarán (alerta espóiler: será a la baja), que pagaremos peajes por todas partes (qué poquito nos dura la alegría a los catalanes, siempre con esa sensación de cuando el equipo rival te marca un minuto después que tú), que nos apretarán en la gasolinera con una nueva tasa y que los ERTE los pagaremos todos juntos. (El Mundo añade que en verano subirá el recibo de la luz). Ciertamente, el diario no lo explica con mucha claridad por la manía —contra su tradición— de utilizar un lenguaje pretendidamente "técnico" que no es más que el dialecto administrativo que abogados, funcionarios y regulaciones utilizan para confundir a la gente y engordar los honorarios de los gestores. Sin embargo, el diario va de cara a lo que importa. Es un paso.

La segunda razón es que debajo viene, bien grande, la fotografía de una de las protestas que estos días sacuden Colombia. Los colombianos protestan, mira por dónde, por la nueva ley tributaria. La ley carga sobre las clases medias y bajas, que tienen pie y medio en el mercado regular y medio en la economía informal. Es la gente que quiere prosperar e ir para arriba. Además, el presidente Iván Duque tomó la calle de enmedio, ignorando a los agentes sociales en la confección de la ley. Una semana de paros y protestas le han obligado a rehacer la propuesta y despedir al ministro de Hacienda y su equipo. Pues eso, que quizás El Periódico quiere decirnos alguna cosa al emparejar ambas noticias en la portada. Eso parece.

Dos o tres cositas más de las portadas de hoy. Puedes comparar la portada de El País con las del Trío de la Bencina y comprobar como el diario progre te explica qué ha pasado —los hechos, los numeritos de las elecciones regionales de Madrid, etcétera— aunque no es lo que más le gusta. Los otros tres se dedican a quemar incienso y sacrificar terneros en el altar de Ayuso, con El Mundo explicando cuentos sobre la nueva heroína de la derecha (¡Es una locura, presidenta!) y a presentar La Moncloa como aquella escena de Hitler en el bunker de Der Untergang (El hundimiento). Por favor... Las películas y series políticas han hecho tanto daño…

La Vanguardia, generosa

La Vanguardia es el único diario que hace un acto de generosidad y otorga la foto principal a Ciudadanos, de quienes tiene la bondad angélica de comentar que quieren "relanzar" el proyecto. La pobre Inés Arrimadas herself debe estar más sorprendida que tú. Es extraño, ¿no?

Otra. Al renunciar Pablo Iglesias, esos diarios y el resto del aparato mediático de/a la derecha necesitan un nuevo chivo expiatorio. Hoy aún no se anima nadie. Sólo La Razón deja ir una pista en forma de titulillo mínimo donde especula (se inventa, vaya) que Irene Montero se pelea con Yolanda Díaz para liderar Unidas Podemos. Parece que una de las dos será la nueva Enemiga Pública Nº 1. Habrá que estar atento.

También es el diario del Grupo Planeta quien dice un responso por Alberto Núñez Feijóo, el presidente de la Xunta de Galicia, como liderazgo alternativo a Pablo Casado dentro del PP. Ahora la esperanza es Ayuso "si Casado no tropieza", según el diario, que alude a unos anónimos "barones regionales". Tiene toda la pinta de que la presidencia del PP entrará en disputa pronto, aunque La Razón no sea el diario más imparcial en este punto porque a Planeta —que también es dueño de Antena 3, La Sexta y Onda Cero— le ha ido muy bien la presidencia de Ayuso en Madrid para sus negocios de educación universitaria.

EPC

EP

ME

ABC

LR

LV

EPA

AHORA

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat