Cuenta hoy El Mundo que la Audiencia Nacional sabe que "los CDR reportaban a Puigdemont" porque así se desprende "del análisis" de las conversaciones telefónicas "de los CDR" entre ellos. Al final de la nota de portada se explica cuál es la utilidad de esa interpretación: "Los investigadores estudian cuál es el alcance penal de la intervención". No será mucho suponer que se está fabricando un relato que permita acusar al presidente en el exilio de terrorismo o similar y añadirlo a la euroorden. La nota viene firmada por un señor que fue vehículo de varias intoxicaciones —las cuentas suizas de Xavier Trias o Artur Mas, entre otras— con denominación de origen Comisario Villarejo.

Este "descubrimiento" llega después de que, la semana pasada, una jueza de la Audiencia mandara registrar el despacho del abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye. El letrado tuvo que entregar su teléfono móvil y la documentación que pareció bien a los agentes judiciales. Tiene toda la pinta de que no tiene nada que ver con que se haya presentado la tercera euroorden contra Carles Puigdemont. Claro que no.

'El Alcázar' del constitucionalismo

Desde hace semanas, este diario, en su papel de El Alcázar del constitucionalismo, se afana en construir un retrato de los presos y exiliados independentistas y del independentismo como una mafia que ha dejado Catalunya peor que Egipto después de las diez plagas. Solo hoy, por tomar un día cualquiera, El Mundo publica —en la web ocupan la primera pantalla, una junto a otra— las historias siguientes:

  • Violencia en Cataluña. Batalla, vida y resurrección de 'El Fagi': el noble antidisturbios 'derribado' de una pedrada.
  • Ante el Rey. Grandes empresarios: es "muy peligrosa" la imagen que da Cataluña.
  • La ANC defiende que los disturbios “hacen visible” el conflicto catalán.
  • Barcelona. Colau insta a quitar del centro la jefatura de policía, asediada por los CDR.
  • Euroorden. La fiscalía belga pedirá entregar a Puigdemont por sedición y malversación.
  • Vivir bajo la ‘dictadura’ independentista. 24 horas con escolta. Vídeo. Catalanes en la diana.
  • Cataluña. Así será la nueva estrategia del constitucionalismo: usar las mismas armas que utilizó Pujol.

EL MUNDO Diario online líder de información en español

La impresión es terrorífica. El diario arregla el material con muy mala baba. El caso del policía español herido grave todavía no está claro. No se conoce toda la información médica del caso. Lo explica este magnífico reportaje de Ara, que está a años luz de la cosa sensacional publicada por el diario madrileño. "Las teorías conspirativas se han visto reforzadas por el hermetismo sobre el caso, con grandes medidas de seguridad en torno al herido —con policías de paisano custodiando la UCI— y un control absoluto de los médicos que tienen acceso tanto al herido como a los informes médicos", dice Ara.

Respecto a los "grandes empresarios", El Mundo recorta la frase que el presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Francisco Riberas, dijo en el congreso de la entidad en Murcia, ayer. Es esta: "No quiero olvidar las dificultades del país donde llevamos ya varios años con gobiernos en funciones o inestables y la difícil situación que atraviesa Cataluña". El País, que destacó allí a una periodista, lo titula así: "La empresa familiar encuentra en la falta de gobernabilidad un obstáculo al crecimiento económico". El subtítulo precisa: "Los empresarios advierten de que "es peligroso proyectar la imagen" de inestabilidad por los gobiernos en funciones y la situación en Cataluña". En fin. Tú mismo.

La escolta 24 horas al día es una vieja rondalla que popularizó Inés Arrimadas —que aparece en el reportaje— ya hace tres años, al insinuar que se acompañaba de escolta porque estaba amenazada en Catalunya, "porque ya sabemos lo que pasa en Cataluña". En realidad el escolta iba con su cargo de jefe de la oposición, el mismo motivo por el que llevan escolta el presidente del Tribunal Superior o los consellers. Otro tanto ocurre con el diputado de Vox, Ignacio Garriga, o con la exdelegada del Gobierno, Llanos de Luna, los otros dos protagonistas de la pieza, descritos como "políticos amenazados por el separatismo". El autor de la cosa es el mismo perla que se inventó que en casa de Pep Guardiola le llaman "José" o el cuento de los profesores que humillaban a los hijos de guardias civiles.

Como pasó con otros inventos o manipulaciones, los matinales de las teles y radios cotillearán sobre esta mercancía averiada hasta morir —con el benemérito afán de que resplandezcan la verdad y la justicia, claro.

Es como esos juegos en que debes conectar los puntos con una línea para que aparezca el dibujo de una figura. En el pasatiempo original tienes que acertar el orden en que unes los puntos para revelar la figura escondida. En este caso da igual cómo conectes los titulares. El dibujo siempre es el mismo: una Catalunya podrida por el independentismo, bla, bla, bla. O no. Quizás si tú unes los puntos te salen los planos de las cloacas del Estado.

ME

EP

ABC

LR

LVG

EPC

AHORA

José Antich
Editorial Puigdemont, tercer intento José Antich
David González
Opinión Hablemos de violencias David González
Iu Forn
Opinión Nacionalismo policial Iu Forn