Sigue el día de hoy en directo

Marta Torrecilla formaba parte de una de las mesas de la escuela Pau Claris de Barcelona. Cuando los agentes de la Policía Nacional han entrado para llevarse las urnas, ella estaba protegiendo y ayudando a las personas mayores que había en la escuela. Después de pasar por encima de toda la gente que resistía en las puertas y en las escaleras, han llegado arriba y la han agredido. Las imágenes de la agresión son muy duras.

Sin ningún miramiento, los agentes la han cogido y la han tirado de la ropa para lanzarla escalas abajo. En aquel momento, le han roto los dedos de la mano uno por uno, mientras, con la ropa levantada, le han hecho tocamientos en los pechos riéndose delante de todo el mundo, según su propio testimonio. "Eso es mucha maldad", ha explicado a Marta entre lágrimas y con el brazo con vendas después de la agresión.

A continuación, se puede oír su testimonio:

Patadas, golpes y tiradas de pelo

En el mismo colegio, se han vivido escenas de extrema violencia momentos antes. En las imágenes se ve como los policías españoles agreden con ensañamiento la ciudadanía que defiende su derecho al voto. Se puede ver cómo un agente salta para agredir a un votante, cómo se lanza la gente de arriba abajo de las escaleras y cómo se apalea a diestro y siniestro ante la resistencia pacífica de los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat