Catalunya cerró 2016 con una oferta de 61.517 establecimientos de alojamiento turístico, un 15,8% más que el año anterior, y fue en las viviendas de uso turístico donde se registró un mayor aumento, del 17,6%, según consta en el balance turístico anual del Observatorio del Trabajo y Modelo Productivo de la Conselleria de Treball de la Generalitat.

A finales del año pasado Catalunya contaba con 55.550 viviendas de uso turístico, 8.308 más que en 2015, lo que supone un 90,3% del total de establecimientos; en cuanto a las plazas, se incrementaron en 45.706 (+17,6%), hasta 305.718 (un 33,3% sobre el total), prácticamente el mismo número de plazas ofertadas por hoteles (309.486, un 33,7% del total y un 0,9% más).

El resto de plazas de alojamiento turístico se distribuyen en cámpings (270.585, un 29,4% del total y un 0,6% más que en 2015), turismo rural (18.938, un 2,1% del total y un 1,1% más), y apartamentos turísticos (14.135, un 1,5% del total y un 1,4% más).

Durante el año pasado, los establecimientos de alojamiento turístico de Catalunya recibieron prácticamente 24 millones de viajeros, un 8% más que en 2015, y 79,8 millones de pernoctaciones, un 5,6% más; los hoteles son los que aglutinan la mayor cuota de afluencia, con el 79,7% de los viajeros y el 69,4% de las pernoctaciones.

La ocupación creció en términos globales respecto al año anterior, pero en los hoteles y los cámpings, el ritmo de crecimiento se acelera, mientras que en los de turismo rural y apartamentos turísticos, se desacelera.

El turismo extranjero ha acaparado el 65,3% del total de pernoctaciones, los residentes en Catalunya, el 22,9%, y los del resto de España, el 11,9%, y estos últimos son los que crecen con más intensidad (+12% de viajeros y +10,2% de pernoctaciones).

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat