El Parlament ha aprobado este jueves la creación de una comisión de investigación sobre la gestión de las residencias durante la crisis del coronavirus. La propuesta había sido presentada de manera conjunta por toda la oposición y había sido muy mal recibida por ERC, grupo que gestiona estas residencias de ancianos desde el ejecutivo. Los republicanos se habían mostrado muy críticos desde el principio al considerar que se quería erosionar el Govern y su partido y que era "irresponsable". Finalmente, sin embargo, la propuesta ha recibido luz verde por unanimidad. Eso sí, durante el debate se han visto numerosas críticas en el gobierno y en la conselleria de Asuntos Sociales, liderada por Chakir el Homrani.

La diputada de Ciutadans Noemí de la Calle ha acusado al Govern de actuar "tarde y mal" en los centros de las personas mayores y ha asegurado que las dejó "desprotegidas y sin control". Además, ha reprochado que no se hubieran aprobado las desinfecciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y también que el traspaso de la gestión de estos centros de la consellería de Asuntos Sociales a la Salud se hiciera casi un mes después del inicio de la pandemia. "Ha habido desinterés de la Generalitat en la ccura de las personas mayores", ha afirmado De la Calle.

El PSC también ha reprochado que no se pidieran los servicios de la UME y ha lamentado que el material de protección en las residencias llegas "tarde", acusando al Govern de no tratar a las personas mayores como "prioritarios" y ser "ciudadanos de segunda". Pero más allá eso, el diputado Raúl Moreno ha llegado a acusar a ERC de utilizar la comisión de investigación como "moneda de cambio" y de haber intentado que se el PSC se retirara de la propuesta a cambio de la abstención a la prórroga del estado de alarma. "Es indigno e inmoral", ha acusado al socialista.

Marta Ribas, de los comunes, ha culpado la mala gestión de las recortas de la anterior crisis y la no reversión de estas en los últimos años. Ribas ha acusado al ejecutivo de "errores en la gestión", entre ellas que no se hiciera el traspaso de competencias a Salud antes o que no llegaran los EPIS hasta dos semanas después de la pandemia, por lo que ha defendido que hay que poner "luz a lo que ha pasado" y cambiar el modelo. "No se puede volver al modelo de externalización", ha avisado la diputada.

Por parte de la CUP, Vidal Aragonés ha lamentado que en los últimos años "no ha habido ningún Govern que apostara por una red claramente pública" y ha defendido que hace falta una investigación sobre si algunas empresas han actuado con "malas praxis" y si han querido "hacer un pulso". Por otra parte, Vidal Aragonés también ha defendido que hay que saber si el Gobierno paralizó la compra de equipos de protección y cuál la responsabilidad del ministerio si fuera así.

Finalmente, el popular Santi Rodríguez ha lamentado el "balance" de muertos del coronavirus en las residencias, ha defendido que no se puede volver a repetir un "desastre como este" y ha criticado el Govern por decir que una Catalunya independiente hubiera decretado "quince días antes el confinamiento".

ERC se defiende y pide hablar "de todo"

Por su parte, la diputada de ERC Marta Vilalta ha defendido que siempre están dispuestos a "investigar lo que haga falta", pero ha pedido hablar de "todo". En este sentido, ha reclamado ampliar el debate al modelo de residencias, así como también hablar de la "deuda histórica" del Estado respecto de la ley de dependencia, del mando único en la compra de materiales de protección o incluso la existencia de "fondos de inversión que se aprovechan de las residencias para hacer negocio".

También ha aprovechado la intervención para reprochar a la oposición haber tumbado la ley Aragonès, ya que ha asegurado que hubiera sido un "buen instrumento" para primar la calidad por encima del precio. Además, ha reprochado al PSC que vincule la comisión de investigación a la votación en contra del estado de alarma, y ha defendido que posicionaron en contra porque se ha aprovechado para "centralizar, militarizado y centralizar derechos".

Finalmente el diputado de JxCat Josep Maria Forné ha aprovechado para recordar que la crisis sanitaria a los residencias no ha sido un "problema único en Catalunya", sino que "ha sido reconocido por la OMS", y ha apuntado como una de las causas del colapso la "financiación" de estos centros.

JxCat y ERC habían presentado unas enmiendas conjuntas en las que se rechazaba centrar el debate en la gestión concreta de las residencias y se pedía ampliar el debate al modelo del sistema. Finalmente, sin embargo, no han sido aceptadas por los grupos proponientes, es decir, toda la oposición menos los dos formantes del Goovern. Algunos grupos veian en ellas la voluntad de "diluir" e "eternizar" el debate.

Desde el inicio de la crisis en las residencias catalanas se han muerto más de 4.000 personas y se han detectado hasta 13.000 positivos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat