"Mucho mejor". Estas dos palabras las pronunció el presidente de la sala segunda del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, durante la sesión del juicio al procés de este martes. Marchena se expresó de esta manera en respuesta al abogado de Jordi Cuixart, Benet Salellas, después de un pique entre los dos que acabó con el abogado diciendo "No haré más preguntas" y Marchena respondiendo "Mucho mejor".

El coordinador de las defensas de los presos de ERC, Joan Ignasi Elena, ha explicado en una entrevista en RAC1 que esta respuesta es "un error procesal muy grave en el juicio" y ha apuntado que "por una frase similar se declaró nulo el caso de Arnaldo Otegi, porque demuestra una falta de imparcialidad del juez". Elena ha abierto la puerta a que el Tribunal de Estrasburgo anule la sentencia como consecuencia de la reacción del presidente de la sala segunda del Supremo.

De hecho, Elena va en la misma línea que ayer mismo ya apuntó el jurista Joan Queralt, que recordó que "por algo similar, el TEDH -Tribunal Europeo de Derechos Humanos- anuló la condena contra Otegi".

Diferencia de trato

La discusión entre Salellas y Marchena empezó a causa de la percepción de los abogados de Cuixart de una diferencia de trato con los testigos de la acusación, como los policías o la secretaria judicial, que sí pudieron explicar cómo se sentían.

Elena ha declarado en la emisora que nota "un cambio de actitud, no sorprendente, pero sí muy marcado respecto de los testigos de la acusación." Según el coordinador de las defensas "A las fuerzas y cuerpos de seguridad se les ha dejado decir cosas que a los testigos de las defensas no".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat