El obispo de Vic, Romà Casanova, ha calificado el aborto de "genocidio" en su glosa semanal y también ha cuestionado a los padres que retrasen el bautismo de sus hijos. "Tiempo a venir nuestra sociedad llorará los hijos. Tiempo a venir nuestra sociedad llorará por los hijos que no están; los hijos que no hemos querido; y todavía más, los hijos que" hemos "matado", ha relatado la cabeza de la iglesia vicense.

Para Casanova, "los hijos son un 'don' del Señor para las familias, para la Iglesia, para el mundo, que pide responsabilidad. Según el obispo, pues, "dentro de la fe nace la responsabilidad de llevar a los hijos a las fuentes de la filiación divina: la fe en Cristo y los sacramentos" y, en este sentido, ha recordado que el primero de los sacramentos es el bautismo y los padres son quien tienen que iniciar los niños en la fe.

Por eso, según Casanova, posponer el bautizo, a fin de que los niños puedan decidir, "no se aviene con la naturaleza del sacramento y la responsabilidad de los padres", porque "los niños tienen también necesidad del nuevo nacimiento en el bautismo para vivir en la libertad de los hijos de Dios".

El obispo también ha criticado "el individualismo y el hedonismo" de la sociedad de hoy día, que retrasa el nacimiento de los niños, "reduciendo el número o excluyéndolos".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat