La tercera reunión de los equipos negociadores del PSOE y Esquerra Republicana tendrá lugar en Barcelona. Después de dos encuentros en Madrid, los socialistas viajarán hasta la capital catalana. Así lo ha confirmado el presidente en funciones Pedro Sánchez en una conversación informal con periodistas durante el aniversario de la Constitución. El dirigente socialista se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de llegar a una investidura entre finales de diciembre o, como mucho, principios de enero. También ha defendido que esta tiene que ser "la legislatura que encauce el problema de Catalunya" a través de "mecanismos" previstos al texto constitucional.

Después del acto institucional, Pedro Sánchez ha subrayado una vez más la necesidad de formar gobierno tan pronto como sea posible. En este sentido, ha abierto el abanico, a los días posteriores a Navidad, o bien ya en enero. Todo dependerá de si se asegura los apoyos de Esquerra Republicana. En La Moncloa son moderadamente optimistas. El líder del PSOE ha defendido, sin concretar, que en la Constitución hay previstos "mecanismos" que permitan enfrentar el "conflicto político" catalán. No ha cerrado la puerta a una reforma constitucional, aunque todo "paso a paso".

Fuentes socialistas enmarcan la reunión en Barcelona dentro de la normalidad. "Si se hace en Barcelona no es porque sea una concesión o un gesto", aclaran. De hecho, la portavoz socialista Adriana Lastra se ha desplazado a varios puntos del Estado para negociar los apoyos, como Cantabria o las Canarias. En el encuentro en la capital catalana esperan llegar más lejos. Admiten que con inversiones no basta, sino que hay que coger el conflicto político por los cuernos.

Pedro Sánchez, optimista por las negociaciones con ERC, ha querido dejar claro que no habrá terceras elecciones. Con todo, el líder socialista no ha dejado de mirar hacia el resto de actores políticos, incluidos los de la derecha. A Ciudadanos le ha vuelto a pedir que aclare si mantiene la alianza con la extrema derecha o, por el contrario, es parte de la solución. Del PP de Pablo Casado ha encontrado a faltar más "sentido de Estado".

"No se soluciona en una investidura"

Fuentes del gobierno de Pedro Sánchez han subtarllat que el problema político catalán no se resolverá en una investidura, sino que también es una cuestión "a medio y largo plazo". En esta línea, señalan que "lo importante de un acuerdo no es el camino, sino el fin". Por eso hacen una defensa del "diálogo" y del "cambio de formas en la políticas". Sobre las conversaciones con ERC destacan que "vamos bien" y valoran "que se han sentado y se mantiene la discreción".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat