Como cualquier otro día desde que es el candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall ha salido a la calle para captar sensaciones de cara a la preparación de la campaña para las elecciones muncipals del próximo 26 de mayo. Este martes, sin embargo, lo ha hecho con una compañía destacable, la del presidente del Parlament, Roger Torrent, y la de las cámaras de televisión y del resto de prensa.

Les Corts han sido el barrio escogido para el paseo de hoy, una de los que hace cada dos o tres días para poder hablar con los vecinos, asociaciones, o entidades vecinales y pedirlos su opinión sobre el estado de la ciudad. Los vecinos le hacen una auténtica carta a los Reyes, aunque las fiestas ya se han acabado, con la esperanza de que algunas de las peticiones se acaben reflejando en el programa electoral. Maragall se compromete a estudiarlas a todas

El candidato ha llegado al punto de encuentro, delante de la escuela Ítaca de la calle Numància, en moto. No conducia el candidato, sino su jefe de prensa, a quien Maragall ha insistido para que lo llevara de paquete en un trayecto de casi dos kilómetros. Allí se ha encontrado con el presidente Torrent, con quien han atendido a los medios de comunicación, entre gritos de los niños que jugaban a la plaza y que querían aprovechar para tener su minuto de gloria en la televisión.

Torrent Maragll Les Corts - Carlota Camps

Acto seguido, se han reunido con la asociación de padres y madres de la Escuela Ítaca, han visitado el centro deportivo de las Corts, han hablado con la asociación de vecinos y han acabado la jornada con una reunión con una asociación de mujeres del barrio.

Entre las demandas de los vecinos, propuestas de todos los gustos, desde un nuevo paso de peatones que acabe con los 270 metros de la calle Numància en los que no hay, hasta más parkings públicos o una propuesta para poner fin a las ratas que aseguran que hay en el barrio. Entre las principales preocupaciones, una regulación estricta sobre el uso de biciclistas y patinetes eléctricos, que aseguran que ven como peligrosos.

Del encuentro, sin embargo, también ha salido un titular: "estamos dispuestos a hablar del tranvía". Con esta afirmación Maragall ha respondido a las preguntas de los periodistas sobre la posición de los republicanos respecto del proyecto que la alcaldesa Ada Colau quiere volver a llevar al pleno municipal, eso sí, ha asegurado que hace falta hablar con calma y llegar a un acuerdo que contribuya a "tomar la mejor decisión para el interés general de Barcelona y del área metropolitana". "Esperamos llegar a un acuerdo", ha concluido optimista, que no ha descartado que se pueda llegar a él antes de las municipales.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat