Más de un centenar de personas se han manifestado esta mañana del domingo por las calles del Pont de Vilomara (Bages) para mostrar su rechazo a la agresión de hace una semana a unos miembros del CDR de la población que encartelaban. A la protesta, bajo el lema 'Defendamos nuestros derechos. No al fascismo', se han sumado miembros de la CUP como el exdiputado Albert Botran.

Todo empezó cuando uno de los agresores rompió un cartel electoral de la CUP. Cuando los miembros del CDR le indicaron que no lo podía hacer, él y otro hombre les empezaron a increpar e intentar agredir físicamente, hasta que consiguieron separarlos.

El juicio por la agresión se tenía que celebrar este miércoles en Manresa pero se tuvo que suspender porque los dos presuntos agresores se presentaron sin abogado y, además, uno de ellos no estaba correctamente citado.

Los dos acusados aseguran que no están afiliados a ningún partido político -aunque, al principio, se apuntó a vínculos con Cs- y que, por lo tanto, no se les puede considerar ultras. Según explicó uno de ellos, rompió los carteles porque no le gustaban, pero sin saber que era propaganda electoral.

Se les acusa de un delito de agresión, coacción y amenazas que, los abogados de la acusación, estudiarán ahora si se tipifica como leve o en un rango superior.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat