El independentismo tiene este fin de semana una nueva cita. Esta vez, en Madrid. Más 500 autocares -un centenar de los cuales de fuera de Catalunya- y una quincena de trenes del AVE ponden rumbo este sábado a la capital española. Lo hacen para protestar contra el juicio en el procés que está teniendo lugar en el Tribunal Supremo y para pedir la liberación de los presos, así como también para reivindicar que la autodeterminación "no es un delito, sino un derecho". El hito no es menor: será la primera vez en la historia que el independentismo se manifiesta masivamente en Madrid.

La marcha, organizada por la ANC y Òmnium y a la que se sumarán los partidos independentistas y hasta una cincuentena de entidades madrileñas, empezará a las 18h en el paseo del Prado -entre la estación de Atocha y la plaza Neptuno- y acabará en la fuente de Cibeles. La fecha de la manifestación no es aleatoria, justamente este sábado hace un año y cinco meses del encarcelamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Bajo el lema 'La autodeterminación no es delito. Democracia es decidir', los organizadores esperan como mínimo igualar la cifra de manifestantes que se desplazaron hasta Bruselas en diciembre de 2017, y que reunió a 47.000 personas. De esta manera, también se superarían los 45.000 concentrados que consiguieron reunir los partidos de derechas en la plaza Colón en contra del diálogo con Catalunya, lo que sería visto como toda una demostración de fuerza del movimiento.

Recorregutmani

Una vez acabado el recorrido, de aproximadamente un kilómetro y medio, se hará un acto político. No habrá un manifiesto unitario, sino varios parlamentos de las entidades convocantes y algunas actuaciones musicales. Allí, se verá la "pluralidad" y "diversidad" de la manifestación, ya que intervendrán desde las entidades soberanistas catalanas, ANC y Òmnium, hasta colectivos españoles como Madileños por el derecho a decidir y la Cordinadora 25-S e Izquierda Castellana, pasando por los familiares de los presos y de uno de los jóvenes de Altsasu.

Además, el acto contará con la periodista Patricia López como presentadora, conocida por haber destapado el caso de la Operación Catalunya, y con la actuación musical de Mario Muñoz, que ha adaptado la canción 'In your eyes' de Peter Gabriel para la campaña, internacional de la ANC, #MakeAMove, que denuncia la vulneración derechos fundamentales por parte del Estado español. El acto se cerrará con las intervenciones musicales de Alícia Ramos y de Solfónica, que interpretarán el Canto a la Libertad y la Estaca, respectivamente.

Un llamamiento a la ciudadanía española y a los corresponsales

En declaraciones a El Nacional, una de las portavoces de la coordinadora organizadora de la manifestación, Estel Solé, anima a todos aquellos que todavía duden si tienen que estar este sábado en Madrid, a "seguir alzando la voz, porque la vulneración absoluta de los derechos humanos no ha acabado, estamos en medio del procés".

Así, explica que "vamos a Madrid porque allí es donde se está haciendo el juicio donde nos juzgan en todos, pero también porque queremos interpelar al pueblo madrileño sensible a la causa, a la solidaridad entre los pueblos de España". De aquí que uno de los protagonistas que subirán al escenario sea el padre de uno de los jóvenes de Alsasu, Antxon Ramírez.

Por otra parte, Martí Anglada, también portavoz de la plataforma impulsora de la manifestación, añade que el mensaje tiene como objetivo remover "la conciencia de la ciudadanía española", però también a llamar la atención de los corresponsales extranjeros que trabajan en Madrid. La intención es denunciar la vulneración de derechos fundamentales -de reunión, de expresión, de libertad, de autodeterminación. En palabras de Estel Solé, "lanzar un grito de alerta, porque la vulneración de derechos afecta por todo el Estado".

foto 3334849

Las esteladas tomarán Madrid por primera vez

No será la primera vez que las esteladas se verán en las calles de Madrid, pero sí que lo harán de manera masiva. Hasta ahora el independentismo sólo había hecho pequeñas concentraciones en la capital española, como la de ahora hace un año organizada por Madrileños por el Derecho a Decidir, y nunca se habían organizado centenares de autocares para asistir. Eso hará que las esteladas y la simbología amarilla llenen una de las principales arterias de Madrid y creen una imagen inédita en esta ciudad, más mayoritariamente hostil a las reivindicaciones independentistas.

Además, será la segunda gran manifestación independentista fuera del territorio catalán. La primera fue la de Bruselas de 2017, cuando el independentismo superó todas las previsiones y registró un récord de manifestantes a la capital belga, consiguiendo llegar a los 47.000 asistentes, una cifra a la que propiamente no están ni acostumbrados ni los belgas.

Madrid sí que está acostumbrada a las grandes manifestaciones. Sin ir más lejos, el pasado 8 de marzo, unas 350.000 personas llenaron la Gran Vía durante la marcha feminista. Al que no están acostumbrados, sin embargo, es a recibir manifestaciones independentistas. Por eso, desde la delegación del Gobierno a la comunidad de Madrid se está preparando un amplio dispositivo de seguridad y se trabaja con la previsión de "manifestación de características especiales", según fuentes consultadas por este diario, que no han querido detallar el alcance.

¿Quién irá a la manifestación?

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la mitad de los consellers del Govern asistirán a la manifestación de este sábado en Madrid. A falta de confirmación oficial, la consellera de la presidencia, Elsa Artadi, ha avanzado esta semana que asistirán a la responsable de Cultura, Laura Borràs; el titular de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir el Homrani; y la consellera de Agricultura, Teresa Jordà. Por su parte, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha confirmado que también participará. Además, la Associació de Municipis per la Independència (AMI)  ha informado de la asistencia de más 150 alcaldes.

Por otra parte, de momento no está confirmada la presencia de ningún dirigente político español, pero fuentes de la organización explican que sí que se ha enviado invitación directa, por ejemplo, a Pablo Iglesias. Si van sería a título individual y no en representación de ningún partido.

Quién sí que asistirá, además de serán las entidades y los grupos parlamentarios convocantes desde de Euskal Herria, serán representantes de Gure Esku Dago, Altsasu Gurasoak y EH Bildu. De Galicia, habrá miembros del BNG, Confederación Intersindical Galega, Via Galega y Plataforma Galiza con Catalunya. De Andalucía, el Sindicato Andaluz de Trabajadores; y de Aragón, Puyalón.

Las fuerzas sindicales que también han querido mostrar su apoyo son las siguientes: : IAC Catalunya, Intersindical-CSC Catalunya, Intersindical Valenciana, STEI Intersindical Illes Balears, LAB Euskadi, ESK Euskadi, Steilas Euskadi, CUT Galícia, CUT Aragó, SAT Andalusia, FSOC Canàries, Intersindical Canària y CSI Astúries.

También se han adherido muchas entidades de Madrid. Por ejemplo, la Coordinadora 25S, Izquierda Castellana, Marchas de la Dignidad o Madrileñ@s por el derecho a decidir. Estas entidades fueron las impulsoras de la marcha Rodea el Congreso, el día de la investidura de Rajoy -gracias a la abstención del PSOE-.

Organización: autocares y recomendaciones

Una de las principales recomendaciones a los ciudadanos que irán a la manifestación es que lleguen cuanto antes mejor, hacia las cinco y media de la tarde, ya que los organizadores prevén una gran aglomeración de gente.

Los autocares harán parada a tres zonas diferentes. La mayor parte de los vehículos (250) estacionarán en el paseo de la Castellana, entre la plaza de Colón y la de Gregorio Marañón, y ocuparán los carriles centrales de la arteria madrileña. Las otras dos zonas, de estacionamiento de 96 y 80 autocares respectivamente, estarán en los alrededores del parque del Retiro, a los carres Alfonso XII y Alcalá, y en la calle Méndez Álvaro, entre Comercio y Pedro Bosch.

Con respecto a los coches y a las autocaravanas, desde la ANC también se han señalado varios aparcamientos fuera del centro de la ciudad para evitar problemas de movilidad. También se han habilitado teléfonos de contacto para consultas y asistencia legal.

unnamed (2)

Con la de este sábado culmina el ciclo de movilizaciones contra el juicio que empezó con la gran manifestación del 16 de febrero en la Gran Vía de Barcelona y que siguió con la huelga general del 21-F. Los portavoces que han coordinado todas estas acciones explican que eso no quiere decir que se acabe la reivindicación y se reservan la posibilidad de hacer algún otro acto.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat