Mickael Nogal, diputado del partido de Emmanuel Macron, ha admitido su decepción con Ciudadanos por su "ambigüedad" ante los ultras de Vox. El joven francés, de origen español, ha dicho en una entrevista para Europa Press recogida por ElBoletín.com que así como el 2019 su partido, La República En Marcha, y el partido de Albert Rivera eran "primos", ahora tienen claro que la decisión de Inés Arrimadas de "aceptar trabajar con Vox" ha significado cruzar "una línea roja" que los liberales franceses no pueden entender. Los dos grupos parlamentarios se integran en la misma formación dentro del Parlamento Europeo, Renovar Europa, que agrupa formaciones liberales.

Rivera no lo haría

Ante la nueva dirección del partido españolista que el diputado galo cree que ha tomado recientemente, ha afirmado: "La línea de En Marche no es la de Ciudadanos". Además, Nogal parece estar convencido de que, si todavía estuviera Rivera, no habría tomado las mismas decisiones que Arrimadas. "Nos ha decepcionado mucho la posición de Ciudadanos con respecto a Vox, hemos puesto distancia", ha declarado.

Desde el punto de vista de los que durante décadas han intentado marginar a los extremistas Le Pen para evitar que llegaran al poder: primer Jean Marie y su Frente Nacional y después su hija Marine, ya con una restaurada Agrupación Nacional. "No verás nunca un municipio, una región o un departamento donde haya ganado En Marche con gente de Agrupación Nacional". El diputado también ha reconocido que votaría a favor de los Republicanos o del Partido Socialista si fueran ellos los que se lo jugaran todo a la segunda vuelta de unas presidenciales ante Le Pen.

Nogal representa lo que ha sido durante décadas el sentimiento mayoritario en Francia: el temor a que una persona con ideas radicales de derechas pudiera sentarse al Elíseo. Una reciente encuesta del IFOP para Journal du Dimanche reflejó, no obstante, que un 51 por ciento de los entrevistados ya no veía ningún peligro para la democracia si Agrupación Nacional se hubiera impuesto en alguna región.

El fiasco de la extrema derecha en Francia

La extrema derecha francesa, el partido Agrupación Nacional (RN, en sus siglas en francés), no consiguió ganar ninguna región en la segunda vuelta de las elecciones regionales francesas. El partido de Marine Le Pen en la primera vuelta solo ganó en la región de Provenza, sobrepasando por cuatro puntos de ventaja al conservador Renaud Muselier. A la segunda vuelta la Agrupación Nacional se ha visto sobrepasada por doce puntos de diferencia por los conservadores, que representan al actual presidente de la región. El partido ultra también fue derrotado en otras regiones donde participaba en la segunda vuelta, pero donde casi no tenía opciones de ganar, como la región Norte, donde quedó en segundo lugar pero muy lejos del conservador Xavier Bertrand.

La segunda vuelta electoral también fue difícil para el partido del presidente de Francia, Emmanuel Macron, que a la primera vuelta ya sufrió un estrepitoso fracaso. El presidente de la República francesa no pudo votar a su partido, ya que no se clasificó por la segunda ronda y pidió a sus simpatizantes que votaran el frente alternativo a la extrema derecha de Le Pen.

 

Foto principal: la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat