Pocas horas después de quitar la pancarta de apoyo a los presos por orden de la Junta Electoral Central (JEC), ya hay una nueva pancarta en la fachada del Palau de la Generalitat. La han desplegado el cantautor Lluís Llach, la actriz Sílvia Bel, el periodista Antonio Baños y la filóloga Maria Teresa Casals y luce el lema "Libertad de opinión y expresión".

La pancarta original había sido retirada a las tres y media de la tarde por dos trabajadores de la Generalitat, justo después de que se conociera la orden del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) a los Mossos d'Esquadra para que la descolgaran de manera inmediata. La ha sustituido la misma pancarta que ya se colgó la primavera pasada, cuando la Junta Electoral también reclamó retirar la de apoyo a los presos de cara a los comicios del 28-A.

La orden de la JEC ha llegado a raíz de un recurso de la asociación Impulso Ciudadano alegando que los edificios públicos tienen que mantener la neutralidad durante los periodos electorales. El presidente Quim Torra presentó otro recurso en contra de la retirada pero, finalmente, el alto tribunal ha dado la orden a los Mossos, una vez expirado el plazo para quitarla, y después de que Torra anunciara que no lo haría.

pancarta llibertat expressio - ACN

Una segunda pancarta en defensa de la libertad de expresión / ACN

"Cuatro amigos que nos hemos puesto de acuerdo"

Según han explicado a la prensa, Llach, Bel, Baños y Casals se han puesto de acuerdo de forma espontánea cuando han tenido conocimiento a través de los medios que se retiraría la pancarta que había hasta ahora. Han podido acceder a Palau con permiso. "Hemos venido cuatro amigos que nos hemos puesto de acuerdo, sabíamos que se tenía que quitar una pancarta y hemos puesto esta", ha relatado al cantautor Lluís Llach. "Es un atentado a la libertad de expresión que no se pueda decir que estamos a favor de la libertad de los presos políticos", ha dicho Llach. "Y más ahora que en lugar de nueve tenemos dieciséis", ha añadido.

La portavoz de Somescola, Teresa Casals, ha subrayado que todo el mundo tiene que poder expresar "lo que le parece" y que si se dice que "no" es que "no se vive en democracia sino en una dictadura". "Hemos preguntado si podíamos hacerlo y nos han dicho que adelante", ha concretado delante la insistencia de la prensa para saber cómo han podido acceder al Palau de la Generalitat.

Por su parte, el exdiputado Antoni Baños ha dicho que la polémica sobre la retirada de la pancarta y la idea de que el espacio público no tiene que tener mensajes políticos es "falsa" y "horrorosa". Baños ha explicado que en la calle es donde tienen que estar los mensajes y que precisamente el Palau es "adecuado" para pedir una cosa tan "legítima" como la libertad de unos dirigentes políticos que han sido encarcelados sin estar condenados. Con todo, ha dicho que lo que no es legítimo es utilizar los aparatos del Estado para hacer "callar" a los que no quieren que haya "presos políticos".

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha agradecido por la noche a través de su cuenta de Twitter que Baños, Llach, Bel y Casals "se hayan ofrecido a colgar la pancarta y su compromiso con la libertad de expresión".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat