El juez de la audiencia de Madrid ha decretado la libertad provisional para Dani Gallardo, uno de los jóvenes que fue detenido en Madrid durante las protestas contra la sentencia del juicio al procés del octubre pasado y que todavía continuaba encarcelado, según ha adelantado Nació Digital y ha confirmado su defensa a ElNacional.cat.

Este hecho se produce el mismo día que se ha acabado el juicio contra él donde la fiscalía pide seis años de prisión por los delitos de desórdenes públicos, atentados contra la autoridad y lesiones graves. Ahora, Gallardo, que llevaba más de un año en prisión preventiva, podrá esperar desde casa su sentencia, que podría llegar dentro de poco más de un mes.

Durante el juicio Gallardo explicó que los policías golpearon a su compañera y que él intentó protegerla con su cuerpo. "Prefería que me pegaran a mí que a ella", decía. Gallardo negó haber usado ningún palo para golpear los agentes –tal como sostienen policía y Fiscalía- y tampoco admitió formar parte de ningún grupo antisistema.

A preguntas de la Fiscalía, Gallardo negó haber participado en la concentración en favor de los presos políticos ni tampoco a los disturbios que tuvieron lugar en la plaza Santa Ana, ni que atravesara contenedores o lanzara objetos a la policía. Tampoco que increpara los peatones ni que cogiera el palo que consta como prueba a las actuaciones policiales y judicial. Según dijo, actuó únicamente para defender su compañera a quien los agentes estaban agrediendo.

¿Qué dice el informe policial?

Durante el juicio celebrado esta semana en Madrid, su abogado ha defendido que no hay indicios de todo lo que la fiscalía la acusa y el mismo Gallardo ha negado que agrediera a ningún policía durante las protestas por la sentencia a los presos políticos. De hecho, el informe policial que se ha utilizado para construir el caso contra el joven defiende que Gallardo golpeó con un palo con clavos a un agente de policía, hecho que la defensa también desmiente.

Durante las cargas se detuvieron "tres personas, una de las cuales menor de edad, pero a Dani no lo detienen allí, sino que mucho más tarde", relata Alejandra Matamoro, portavoz del Movimiento Anti-Represivo de Madrid, que también se ha hecho cargo de la defensa de Gallardo.

De hecho, Dani ya estaba volviendo hacia casa con sus amigos cuando chocaron con la policía, ya pasados los disturbios. Los antidisturbios van a por ellos y los chicos huyen como pueden. Los agentes consiguen atrapar a Elsa, una amiga de Dani. "Él se da cuenta de que no los sigue, que lo ha cogido la policía y lo están apaleando. Entonces gira en redondo y va a ayudarla. Allí es cuando lo detienen y lo apalean a él también", explica la portavoz del Movimiento Anti-Represivo de Madrid.

Habrá ampliación

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat