La resolución de la Comisión de Garantía del Derecho de Acceso a la Información Pública sobre la reclamación de la asociación españolista Hablamos Español ha hecho saltar chispas entre los socios del Govern. La resolución de la comisión de transparencia ha llevado al Departament de Educació a ordenar el envío de "todas las programaciones didácticas de educación primaria, secundaria y bachillerato" de este curso o el anterior que estén en castellano a la entidad. Un hecho que Junts per Catalunya ha considerado una "nueva agresión al modelo de escuela catalana".

Según Junts, eso representa "una nueva instrumentalización de la lengua catalana" porque se pretende "cuestionar" el modelo de inmersión lingüística. En un comunicado han criticado la acción del Departament de Educació, bajo las órdenes de su socio de Govern. Junts ha pedido al Departament que asuma "su responsabilidad" y no la "delegue" en los centros.

Junts ha criticado la respuesta de Educació a este "ataque" al modelo de escuela catalana. Consideran que el Departament tendría que haber respondido que el Estatuto y la LEC determinan que el catalán es la lengua vehicular del sistema educativo y que por lo tanto todas las asignaturas se hacen en catalán excepto las que están en otras lenguas. "Esta es la respuesta que habría tenido que dar el Departament, asumiendo sus responsabilidades, en lugar de delegarlas a las direcciones de los centros educativos", han sentenciado.

No han sido los únicos que han puesto el grito en el cielo después de conocer la resolución de esta comisión. Òmnium Cultural ha mostrado su indignación en las redes sociales, donde ha asegurado: "Ninguna concesión, ninguna fisura y unidad de acción en la defensa del catalán en la escuela".

omnium catala tuit

Cada centro del país

En los próximos quince días las direcciones de los centros educativos, sean de infantil, primaria o secundaria, tendrán que hacer llegar a la asociación españolista todas las programaciones didácticas en castellano de este curso y el anterior. Se trata de un gran volumen de información y una responsabilidad que recae directamente en todos los centros del país.

Es un gran volumen de trabajo que puede colapsar los centros. Sin embargo, en caso de que un centro no tenga ninguna programación didáctica en castellano, no tendrá que traducir las suyas y hacerlas llegar, ya que la resolución solo hace referencia al castellano. De manera, la victoria de Hablamos Español es parcial, ya que se les ha informado de que no tienen la potestad de obligar a los centros a traducir sus programaciones.

 

Imagen principal: Un aula de una escuela catalana / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat