El líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, y el exconseller de Exteriors, Raül Romeva, ambos presos políticos, han presentado recurso contra el auto de la jueza de vigilancia penitenciaria que a pesar de avalar el derecho a disfrutar del tercer grado los mantiene en prisión a la espera de la decisión del Tribunal Supremo. El recurso de los dos políticos de ERC llega el mismo día que los presentados por Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez.

Este movimiento de los presos llega después de que el miércoles la jueza de vigilancia penitenciaria 5 de Catalunya, María Jesús Arnau Sala, avalara el tercer grado concedido a los presos, desmontando así los argumentos de la Fiscalía. Ahora bien, con aquel auto la jueza mantenía las medidas cautelares sobre los presos, que implican mantener la suspensión del régimen de semilibertad y por lo tanto impiden la recuperación inmediata del tercer grado y de los beneficios del artículo 100.2, ya que la cuestión ha sido elevada al Tribunal Supremo, que es quien tiene que tomar una resolución sobre la apelación de la Fiscalía.

En el recurso interpuesto por las defensas de Junqueras y Romeva se alega que la Fiscalía pidió que se suspendiera el tercer grado de los presos mientras se resolvía el recurso, y dado que la juez ha avalado la situación previa de los presos, es decir el tercer grado, tendrían que poder disponer de él porque, además, en ningún caso se solicitó que la suspensión fuera sine die a la espera de la decisión del Tribunal Supremo.

La decisión, según la defensa, "vulnera de forma flagrante" el derecho de Junqueras y Romeva a una tutela judicial efectiva. Según se recoge en el escrito, el mantenimiento de la suspensión del tercer grado sin haber sido requerida es "contraria al derecho al proceso con todas las garantías".

El escrito argumenta que el "transgresión" de las normas procesales no tiene que estar presente y, a pesar de que el derecho penitenciario presenta "graves carencias de procedimiento", las que existen y dan lugar en la interpretación "tienen que ser aplicadas" porque no hacerlo supone un "grave quebranto" de los derechos de los internos.

 

Esta misma semana, Junqueras ya cargó contra la decisión del juzgado de vigilancia penitenciaria a través de Twitter, donde aseguró que "nos dan la razón, pero nos mantienen cerrados. Corruptos, monarcas mafiosos, violadores o asesinos tienen más derechos que nosotros". Junqueras ha considerado que la resolución de la jueza "no es justicia, es venganza".

Romeva también se manifestó en la misma línea, asegurando que "la venganza pesa demasiado en este Estado, mucho más que la justicia" aunque la misma justicia haya argumentado la idoneidad de que los presos obtengan el tercer grado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat