Más allá del contenido político, la primera rueda de prensa de Oriol Junqueras desde la prisión de Soto del Real, después de más de un año y medio cerrado y en un silencio impuesto, ha dejado entrever la parte más humana del candidato. "Os echo muy de menos a todos". Con esta frase ha empezado a hablar el líder de los republicanos, lamentando que no pueda hacer más ruedas de prensa: "es muy divertido y es una pena no poder hacerlas".

Era la primera vez que Junqueras se podía dirigir en directo a la audiencia y no ha desperdiciado la ocasión para poder saludar, visiblemente emocionado, a los que más ama|, a sus hijos Lluc y Joana, que ha asegurado que posiblemente lo estarían viendo a través de la televisión.

A partir de aquí, Junqueras ha empezado a hablar prácticamente sin tregua. Incluso en algunas respuestas pedía añadir nuevos temas y explicaciones para complementar su discurso. Se le notaba con ganas de hablar, de explicar sus ideas políticas, y también de saludar a todos los asistentes a la rueda de prensa.

El líder de los republicanos ha hablado durante dura una hora y tres cuartos y más que lo hubiera hecho si no hubiera habido limitación de tiempo. De hecho, él mismo ha avisado a los periodistas asistentes que el día que salga de la prisión batirán el récord de la rueda de prensa más larga de la historia, y ha avisado de que no será fácil, ya que ha explicado que el general Delgado llegó a pronunciar un discurso de tres días.

"Tengo cháchara para rato", ha asegurado entre carcajadas y avisando a los periodistas que vayan pensando en "hacer relevos" para cubrirlo.

Se ha podido ver un Junqueras muy próximo, cómodo y divertido, que ha explicado anécdotas y que ha cerrado la rueda de prensa con un saludo para los presos del módulo 10 de Soto del Real. Él mismo ha asegurado que le habían pedido que los saludara por la televisión.

Oriol Junqueras Gabriel Rufián rueda de prensa Soto del Real EFE

En la sala de la sede de la Agencia Catalana de Noticias (ANC), donde han hecho la rueda de prensa a través de una videoconferencia con la prisión de Soto del Real, seguían atentos las palabras de su líder, el número dos de la candidatura en el Congreso, Gabriel Rufián, y la número dos a las europeas y pareja de Raül Romeva, Diana Riba.

Los dos han protagonizado otro de los momentos emotivos de la jornada, cuando se han saludado a través de la videoconferencia. Además, por casualidad, Riba ha saludado a Junqueras justo cuando lo ha llamado Romeva desde la prisión.

Con este reencuentro bidireccional se ha dado por acabada la rueda de prensa, pero Junqueras no se marcha. El líder de los republicanos volverá a tomar la palabra, a través de videoconferencia, el domingo en un acto electoral que tendrá lugar en Cambrils. Tanto él como el candidato al Senado y también preso político, Raül Romeva, intervendrán por videoconferencia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat