El jefe superior del CNP, Sebastián Trapote, ha declarado hoy como testigo, abriendo así la lista de mandos policiales que pasarán por el juicio al procés.

"Antes de nombrar al coordinador, el mayor de los Mossos d'Esquadra ya había puesto una serie de objeciones y reticencias de que no admitía que un responsable del Ministerio del Interior fuera el coordinador de los cuerpos que tenían que participar en este operativo", ha dicho el jefe del CNP en Catalunya sobre Josep Lluís Trapero, en la misma línea del testimonio de Diego Pérez de los Cobos.

"Teníamos que auxiliar a los Mossos, porque los Mossos es la fuerza que tiene prioridad para ejercer las competencias en materia de seguridad ciudadana en Catalunya", ha dicho Trapote. El jefe policial concreta que el fiscal pide, aparte de dar auxilio en uno de los apartados de la instrucción, que "tengamos las unidades de reserva necesarias por si en un momento determinado tenemos que actuar de hecho por una situación concreta".

"El responsable de Interior dijo que no hacía falta ningún apoyo", ha dicho Trapote señalando a Joaquim Forn.

"Yo no vi ningún dispositivo de los Mossos", ha dicho Sebastián Trapote sobre lo que tenía previsto desplegar la policía catalana el 1-O. Según Trapote la fiscalía les dijo que no se podía desplegar para el referéndum el mismo dispositivo que para unas elecciones.

Ha explicado que el objetivo de la actuación policial era impedir el referéndum según la instrucción de la fiscalía. Consuelo Madrigal prácticamente ha hecho decir a Trapote que se tenía que hacer con proporcionalidad. "Teníamos que garantizar la seguridad colectiva y dar cumplimiento a la orden judicial. Era una misión bastante difícil y complicada. Sabíamos que encontraríamos muchas dificultades".

Trapote ha admitido que tenía toda la orden de la jueza del TSJC Mercedes Armas, que tomaba el control de la situación y que pedía que se tratara de impedir el referéndum pero garantizando la convivencia ciudadana: "Yo notifiqué el auto, tal y como hice con el de la fiscalía".

El jefe del CNP ha dicho que con la orden de la jueza Armas no se derogaban las instrucciones de la fiscalía: "En el auto se dice que cesan, pero no se dice que dejan las instrucciones sin valor".

El 1-O

"Teníamos dos planes, el A y el B. Y aplicamos el B en sustitución de los Mossos d'Esquadra", ha explicado claramente Sebastián Trapote a preguntas de la fiscalía sobre el motivo por el que el 1 de octubre actuaron sin el requerimiento de la policía catalana.

Pusimos en marcha el plan B porque había inacción

Estaba todo perfectamente organizado. Sabían cómo tenían que hacer la resistencia, nos bloqueaban el paso, nos agredían, nos empujaban", ha dicho Trapote sobre las concentraciones en los colegios para justificar la violencia policial.

Sobre el dispositivo de los Mossos y ante la insistencia de Vox para demostrar su actuación pasiva, Trapote ha dicho que era "pasivo" y ha concretado que "hicieron un dispositivo enfocado a salvaguardar la seguridad colectiva", que de hecho era lo que pedía la jueza.

Eran actuaciones muy complicadas por la agresividad de la gente

A preguntas del abogado Xavier Melero ha dicho que "ignoraba" cuántos heridos hubo, como también que sabía "perfectamente" que se tenía que priorizar la convivencia ciudadana. Trapote ha detallado que actuaron en 50 centros. Sobre el cierre de centros de votación y la eficacia en el cumplimiento de la orden judicial, ha dicho que "la orden de precintar los centros estaba dirigida a los Mossos y nosotros no la teníamos que ejecutar".

Andreu van den Eynde, abogado de Oriol Junqueras, ha forzado Trapote a explicar la fuerza policial y la falta de intención de mediar.

Las reuniones con la fiscalía

Trapote asistió a la reunión del 12 de septiembre en la Fiscalía de Catalunya, donde se les encargó sacar adelante la instrucción que había hecho el ministerio público para detener el referéndum: "Se trataba de que supiéramos cuáles eran nuestras funciones en base a los acontecimientos que pasaban en Catalunya para difundir la instrucción para que todo el mundo conociera su contenido".

La fiscalía dio un plazo para hacer un plan de actuación, que encargó en una reunión posterior el 14 de septiembre.

Y todavía ha explicado una tercera reunión en la que se nombra coordinador operativo de los cuerpos de seguridad al director de comunicación y estudios de la secretaría de seguridad. Esta instrucción lo facultaba para que convocara las reuniones que creyera necesarias y diera cuenta a la fiscalía.

El acoso a la policía

Sebastián Trapote, citado por la fiscalía, ha relatado que en los hoteles "se congregaban multitud de personas del mundo independentista" y que "les gritaban, no les dejaban descansar. Pegar, no lo creo", lo que ha provocado la queja del abogado de Dolors Bassa porque el testigo no vio los hechos.

Ayer los hoteleros confirmaron las concentraciones, pero dijeron que eran pacíficas y que una también fue de apoyo a los policías.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat