Aunque el listón estaba muy alto, Santiago Abascal lo ha superado al subir este sábado al atril del Congreso de los Diputados. El líder ultraderechista ha empezado su intervención reclamando la detención del president de la Generalitat, Quim Torra, después de ser inhabilitado por la Junta Electoral Central. Frente a eso, según explican fuentes de la formación, los ocho diputados de Junts per Catalunya han respondido abandonando el hemiciclo donde se estaba llevando a cabo el debate.

Abascal ha arrancado su discurso ante la cámara baja reclamante la detención inmediata de Quim Torra. Le ha acusado de reaccionar "como un rebelde y un sedicioso" después de ser inhabilitado por la JEC. "Ha decidido arriar la bandera, convocar ilegítimamente un pleno y ha dicho que no se da por destituido, en declaración clara de rebeldía," ha denunciado. "Debe ser detenido, pero en España no hay ley por las necesidades de la investidura del señor Sánchez", ha remachado.

La de JxCat no ha sido la única ausencia. Antes de empezar el turno de Abascal, el portavoz republicano Gabriel Rufián ha abandonado el hemiciclo, así como los dos diputados de la CUP, Albert Botran y Mireia Vehí, que según los anticapitalistas ha sido para una reunión sobre temas internos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat